Volver a los detalles del artículo "La mujer es una queja sin sonido”. El eterno femenino en la obra de Pablo Montoya