Volver a los detalles del artículo Capital par excellence: el dinero como una cosa oscura