Volver a los detalles del artĂ­culo Editorial. Las responsabilidades del Legislativo con la paz