Volver a los detalles del artículo Anisakis, ¿es o no un problema de salud pública?