Original article

Sentimientos, estrés y estrategias de adaptación de enfermeros ante Covid-19 en Guayaquil

Feelings, Stress, and Adaptation Strategies of Nurses against COVID-19 in Guayaquil

Sentimentos, estresse e estratégias de adaptação dos enfermeiros ao covid-19 em Guayaquil



Joicy Anabel Franco Coffré1,3        

Patricia de los Ángeles Leví Aguirre2,3        


1 Enfermera, Magíster. Profesora Titular Auxiliar.  Email: joicy.francoc@ug.edu.ec      https://orcid.org/ 0000-0002-4180-4078
2 Enfermera, Master en Ciencias. Profesora Principal Retirada. Email: songuest@yahoo.com        https://orcid.org/0000-0001-8794-1169
3 Carrera de Enfermería, Universidad de Guayaquil, Ecuador.

Conflictos de interés: ninguno.

Recibido: Julio 12, 2020.

Aprobado: Octubre 5, 2020.

Cómo citar este artículo: Franco JA, Levi PA. Feelings, Stress, and Adaptation Strategies of Nurses against COVID-19 in Guayaquil. Invest. Educ. Enferm. 2020; 38(3):e07.

DOI: https://doi.org/10.17533/udea.iee.v38n3e07


https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/


Abstract

Objective.
To explore the feelings, stress factors, and adaptation strategies of nurses during the COVID-19 pandemic in Guayaquil, Ecuador. Methods. A cross-sectional, descriptive quantitative study, conducted through the application of a 52-item questionnaire with four sections (feelings, perceived stress, stress-reducing factors, and adaptation strategies). The study population was 227 nursing professionals from “Hospital General del Guasmo Sur” of the Ministry of Public Health, who worked during the peak of the pandemic from March to May 2020. The sample comprised 155 nurses who voluntarily accepted to participate. The study received 127 complete questionnaires for analysis. Results. The data showed the priority of humanist feelings and professional duty for these nurses, mostly young (59% under 35 years of age and with the professional exercise of three and fewer years), against the fear of contagion and the stress of strenuous work. They also revealed the great importance for them of the institutional support, recognition to the staff, and strict organization of safe care, like strategies for coping with this difficult experience. Conclusion. The COVID-19 pandemic represented for nurses from Guayaquil a great professional and emotional challenge. Health services and society could consider these findings to avoid burning out nurses and their professional desertion.

Descriptors: Stress, psychological; nurses; coronavirus infections; risk factors; pandemics; cross-sectional studies; Ecuador.

Resumen

Objetivo. Explorar los sentimientos, factores de estrés y estrategias de adaptación de los enfermeros durante la pandemia del COVID-19 en Guayaquil, Ecuador. Métodos. Estudio cuantitativo, descriptivo, de corte transversal, realizado mediante la aplicación de un cuestionario de 52 ítems con cuatro secciones (sentimientos, estrés percibido, factores reductores de estrés y estrategias de adaptación). La población del estudio fueron 227 profesionales de enfermería del “Hospital General del Guasmo Sur” del Ministerio de Salud Pública, que laboraron durante el pico de la pandemia en los meses de marzo a mayo de 2020. La muestra fueron 155 enfermeros que aceptaron voluntariamente participar. Se recibieron 127 cuestionarios completos para el análisis Resultados. Los datos mostraron la prioridad de los sentimientos humanistas y del deber profesional para estos enfermeros, en su mayoría jóvenes (59% menores de 35 años y con ejercicio profesional de tres y menos años), frente al temor al contagio y al estrés de un trabajo extenuante. Revelaron también la gran importancia que tiene para ellos el soporte institucional, el reconocimiento al personal y la estricta organización de una prestación segura, como estrategias para el afrontamiento de esta difícil experiencia. Conclusión. La pandemia del COVID-19 representó para los enfermeros de Guayaquil un gran desafío tanto profesional como emocional. Los servicios de salud y la sociedad podrían considerar estos hallazgos para evitar el desgaste de los enfermeros y su deserción profesional.

Descriptores: estrés psicológico; enfermeras y enfermeros; infecciones por coronavirus; factores de riesgo; pandemias; estudios transversales; Ecuador.


Resumo


Objetivo. Explore os sentimentos, fatores de estresse e estratégias de adaptação de enfermeiras durante a pandemia COVID-19 em Guayaquil, Equador. Métodos. Estudo quantitativo, descritivo, transversal, realizado por meio da aplicação de um questionário de 52 itens com quatro seções (sentimentos, estresse percebido, fatores redutores do estresse e estratégias de adaptação). A população do estudo foi de 227 profissionais de enfermagem do “Hospital Geral de Guasmo Sur” do Ministério da Saúde Pública, que trabalharam durante o pico da pandemia nos meses de março a maio de 2020. A amostra foi de 155 enfermeiros que aceitaram participar voluntariamente. Foram recebidos para análise 127 questionários completos. Resultados. Os dados evidenciaram a prioridade do sentimento humanístico e do dever profissional para esses enfermeiros, em sua maioria jovens (59% menores de 35 anos e com prática profissional de até três anos), frente ao medo do contágio e ao estresse do trabalho extenuante. Também revelaram a grande importância do apoio institucional, do reconhecimento da equipe e da estrita organização de uma prestação segura, como estratégias para o enfrentamento dessa difícil experiência. Conclusão. A pandemia COVID-19 representou um grande desafio profissional e emocional para as enfermeiras de Guayaquil. Os serviços de saúde e a sociedade poderiam considerar essas descobertas para evitar a exaustão do enfermeiro e sua deserção profissional.

Descritores: estresse psicológico; enfermeiras e enfermeiros; infecções por coronavirus; fatores de risco; pandemias; estudos transversais; Ecuador.

Introducción


En diciembre de 2019, se produjo un brote de infección por el Coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo (SARS -COV-2) en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China.(1) El avance mundial del COVID-19 fue vertiginoso: ya en enero se encontraba en Tailandia y España; en febrero en Italia y Egipto y en marzo llega a América Latina donde uno de los primeros países afectados fue Ecuador (29 de febrero de 2020).(2) Por los antecedentes de elevado nivel de contagio, grado de letalidad en países europeos, y vulnerabilidad del sistema de salud ecuatoriano, las autoridades locales iniciaron el seguimiento de contactos, detección y control de casos. El 17 de marzo, el gobierno ecuatoriano tomó medidas restrictivas y declaró el estado de excepción, confinamiento de la ciudadanía y cierre de fronteras para contener el avance del virus (3) y el Ministerio de Salud seleccionó hospitales para la referencia de los pacientes con COVID-19.

Cambios estructurales se dieron de inmediato en los servicios de salud y se hicieron reformas en la carga horaria del personal, principalmente por razones de logística y dotación (horarios de 8 a 12 horas diarias, cambiaron a guardias de 24 horas). La gran expansión del COVID-19 en pocos días en Guayaquil no permitió el abastecimiento oportuno de equipos de protección personal, ni de pruebas de diagnóstico, las cuales tuvieron un muy lento procesamiento por la insuficiente capacidad de tomas diarias.(4) A fines de marzo se rebasó la capacidad instalada de hospitales y clínicas de la ciudad e incluso la capacidad funeraria colapsó. Hasta el 15 de mayo se reportaban 30 502 casos confirmados y 2338 fallecidos.(5) El Ecuador tenía entonces, la tasa más alta de casos en América del Sur: 13.15 por cada cien mil habitantes, que superaba el promedio mundial de 9.63 y apuntaba a una letalidad creciente.(6)

La respuesta institucional para los enfermeros ante esta compleja crisis se basó únicamente en su protección personal y medidas de bioseguridad. No se pensó en las consecuencias sin precedentes sobre la salud mental del personal de salud. Las pandemias no solo ocasionan enfermedad y muerte, sino también duelos prolongados, miedo y desesperación desesperanza, trastornos del sueño y estrés postraumático que conducen a una disfunción social, ocupacional e interpersonal significativa.(7) La pandemia del COVID-19 representó una gran amenaza para la vida y salud del personal sanitario. En Ecuador, según datos de colegios profesionales, hubo 700 médicos contagiados, 80 fallecidos; 147 enfermeras contagiadas y 8 fallecidas, lo que causó un significativo impacto en sus respuestas emocionales y en su salud mental.(5,7)

Lazarus y Folkman(8) definieron el estrés “como las interrelaciones entre la persona y su contexto, que se produce cuando la persona valora lo que sucede como algo que supera los recursos con que cuenta y pone en peligro su bienestar personal”. Estos autores plantearon, además, un nuevo concepto, “el afrontamiento del estrés”, según el cual cada persona tiene una manera particular de afrontamiento, que puede estar determinado por la salud y energía física, creencias existenciales, motivaciones, capacidad de resolución de problemas, control sobre el medio y la misma persona, y el apoyo social.

Existen algunos estudios sobre el estrés, afrontamiento y salud mental de los enfermeros en riesgo por el COVID-19. Uno de ellos en Anhui, China evidenció que las enfermeras mostraban ansiedad, miedo, ira y tristeza.(9) En Huazhong, se encontró que 35 miembros del personal de enfermería de primera línea (85.37%) con pacientes en fase grave de neumonía por COVID-19, experimentaron somatizaciones, síntomas obsesivo-compulsivos, sensibilidad interpersonal, depresión, ansiedad y miedo.(10) En un estudio iraní se identificó que las enfermeras en la primera línea de atención a pacientes COVID-19 tuvieron un nivel de estrés laboral más alto que quienes laboraban en otros servicios.(11)

Se han identificado también factores reductores de stress y estrategias de adaptación en el personal de salud en la pandemia: la disponibilidad de los equipos de protección personal, protocolos rigurosos para el control de infecciones, reconocimiento de sus esfuerzos por parte de la administración del hospital y del gobierno, y la disminución en los casos nuevos reportados, los cuales les proporcionaron beneficio psicológico.(12)

El personal de Enfermería en primera línea de cuidado enfrenta grandes y variadas demandas por el contacto con pacientes muy enfermos con un virus contagioso y de trayectoria poco conocida, la vulnerabilidad no solo de ellos, sino también la posibilidad de llevar el virus a sus hogares, observar la muerte de pacientes solos y la variada información que se proyecta en medios de comunicación y redes sociales, que no los alienta en absoluto.(12,13) De allí la importancia del establecimiento de una línea base de factores relativos a la salud mental en los enfermeros para implementar acciones que mejoren el ejercicio de Enfermería frente a nuevos brotes.

Métodos


El presente estudio tuvo un enfoque descriptivo de corte transversal. Se realizó en el “Hospital General Guasmo Sur” con una capacidad de 474 camas, el cual fue designado como la primera institución hospitalaria de la ciudad de Guayaquil para la atención de los pacientes durante el pico de la pandemia del COVID-19, en los meses de marzo a mayo de 2020. El universo de licenciados en enfermería que laboraban en el hospital fue de 267, del cual 40 fueron excluidos por tener criterios de vulnerabilidad para la enfermedad, cuyo resultado fue una población de 227 distribuidos en los servicios de Emergencia (79), UCI (35), Hospitalización, y otros (113). Debido a las circunstancias de la pandemia se procedió a realizar un muestreo no probabilístico a conveniencia reclutando a los profesionales que aceptaran voluntariamente participar en el estudio. De los 227 enfermeros que laboraron durante la pandemia, 155 contestaron el cuestionario, pero solo 127 lo completaron en su totalidad, siendo estos los que finalmente se analizaron. Es importante considerar que todos los sujetos de investigación vivieron la misma experiencia ya que atendieron exclusivamente a pacientes portadores de COVID-19, de sintomatología leve, moderada y grave, lo que garantizó la no variabilidad de los resultados debido a los participantes.

La recolección de los datos se realizó mediante la aplicación de un cuestionario online en la plataforma Survey Monkey®. Debido a que al momento de ejecución de la encuesta había restricción de movilidad y aislamiento social, se envió por correo electrónico una invitación a participar de la investigación al personal de licenciados de enfermería en funciones. En ella, se les explicó el objetivo y las características del estudio, garantizándoles el anonimato y la confidencialidad y, a su vez, se insertó un enlace que llevaba al formulario. El consentimiento informado se dio por implícito si los participantes se conectaban al sitio web y completaban el cuestionario. Se adjuntó el instructivo para la encuesta online donde se indicaba cómo estaban distribuidas las preguntas, el significado de cada ítem y su correspondiente escala.

El instrumento utilizado para este estudio fue un cuestionario derivado y adaptado del “MERS-CoV staff questionnaire” de Khalid et al.,(13) seleccionado porque sus variables tienen mucha afinidad con las del impacto del COVID-19 en el personal de salud durante la pandemia en Guayaquil. Luego de obtener la autorización del autor, se tradujo al español por una de las autoras de este artículo para mayor fiabilidad en las connotaciones y aseveraciones. Adicionalmente, se hizo un análisis del contenido con seis expertos locales (cuatro enfermeros y dos psicólogos que trabajan con Enfermería), quienes hicieron una evaluación individual del cuestionario y posteriormente participaron en dos reuniones grupales en plataforma Zoom, para detectar ambigüedades y retirar aquello que no estuviera en contexto o no fuera pertinente para el objetivo de esta investigación. Como resultado final se contó con un total de 52 ítems entre reacciones y conductas.

 El cuestionario tuvo cuatro secciones con las siguientes opciones de respuesta: (i) emociones de los enfermeros durante la pandemia del COVID-19 con 12 ítems y su escala: 0 = no, en lo absoluto; 1 = un poco; 2 = moderado; 3 = mucho); (ii) factores causantes de estrés con 16 ítems y su escala: 0 = no estrés; 1 = estrés ligero; 2 = estrés moderado; 3 = mucho estrés; (iii) factores que ayudan a disminuir el estrés de los enfermeros con 11 ítems y su escala: 0 = nada efectivo; 1 = ligeramente efectivo; 2 = moderadamente efectivo; 3 = muy efectivo; y (iv) estrategias de afrontamiento que el personal podría haber utilizado con 13 ítems y su escala: 0 = nunca usado; 1 = algunas veces usado; 2 = frecuentemente usado; 3 = usado siempre. Se procesaron 127 cuestionarios completos los que se analizaron con estadísticas descriptivas. Se obtuvieron además coeficientes de consistencia interna Kuder Richardson-Fórmula 20 y alfa de Cronbach. Se utilizó el programa estadístico SPSS versión 25. El cuestionario se sometió a una prueba piloto con un grupo de 10 licenciados de enfermería con práctica similar a los sujetos del estudio; no se necesitaron realizar modificaciones.

Resultados


En este estudio llamó la atención que la muestra estuvo mayormente integrada por enfermeros jóvenes, 7 de cada diez son menores de 35 años y que el 58% tenía un tiempo de ejercicio profesional de tres años y menos, el 85.8% son mujeres,74% no tiene formación posgraduada, 71% practica una religión y el 89% vive en familia. (Tabla 1).

Tabla 1. Características generales de la muestra de estudio (n=127)

Característica

Categoría

Valor

%

Edad (años)

20 a 24

15

11.81

 

25 a 29

47

37.01

 

30 a 34

28

22.05

 

35 a 39

1

11.02

 

40 a 44

11

8.66

 

45 a 49

3

2.36

 

50 y más

9

7.09

Sexo

Femenino

109

85.83

 

Masculino

18

14.17

Servicio en el que trabaja

Emergencia

42

33.07

 

Hospitalización

37

29.13

 

Unidad de Cuidados Intensivos

36

28.35

 

Otro

12

9.45

Nivel de formación

Licenciatura en Enfermería

94

74.02

 

Especialista

2

1.57

 

Magíster

6

4.72

 

Otros: diplomados

25

19.69

Años de experiencia clínica

0 a 3

74

58.27

 

4 a 8

32

25.20

 

9 a 12

5

3.94

 

13 y más

16

12.60

Es practicante de alguna religión

Si

90

70.87

Situación familiar

Vive con los hijos

12

9.45

 

Vive con la pareja

17

13.39

 

Vive con la pareja y los hijos

50

39.37

 

Vive solo

14

11.02

 

Vive con otros

34

26.77




Los sentimientos mayormente manifestados por el personal de enfermería durante la pandemia fueron: el deber profesional de los enfermeros, 91% (puntaje = 2.33), el temor de atender a los pacientes, 91%, (puntaje =1.80), y la valoración que darían a un reconocimiento institucional, 89%, (puntaje = 2.30). En menor proporción sintieron descontento por trabajar en horario extendido, 34%, (puntaje = 0.54) o intentaron disminuir su contacto con los pacientes. Muy pocos quisieron hacerse el enfermo, 7%, (puntaje = 0.11) o sintieron ganas de renunciar a su trabajo (Tabla 2).

Tabla 2. Emociones de los enfermeros durante la pandemia
(n=127, máximo puntaje = 3)


Número

Emociones

Respondió sí (%)

Promedio del puntaje (±DE)

1

¿Sintió que tenía que hacer su trabajo al atender los pacientes portadores de COVID-19 como un deber profesional?

91

2.33 (0.96)

2

¿Se sintió atemorizado al atender los pacientes portadores de COVID -19?

91

1.80 (0.89)

3

¿Se sintió disgustado porque su carga de trabajo aumentó con los pacientes portadores de COVID -19?

54

0.91 (0.97)

4

¿Le causó descontento trabajar en horario extendido (aumento de horas en su jornada laboral)?

34

0.54 (0.83)

5

¿Intentó disminuir su contacto con los pacientes de COVID -19 (por ejemplo, iba menos a la unidad del paciente)?

42

0.69 (0.90)

6

¿Ha sentido que familiares, amigos o vecinos evitan el contacto con usted?

85

1.70 (1.06)

7

¿Ha sentido ganas de renunciar a su trabajo debido a la pandemia?

29

0.50 (0.89)

8

¿Valoraría un reconocimiento especial por su trabajo con los pacientes de COVID -19 de parte de la administración del hospital?

89

2.30 (1.02)

9

¿Valoraría una compensación económica por el cuidado de los pacientes de COVID-19?

80

1.81 (1.19)

10

¿Si fuera opcional, habría elegido trabajar en una unidad donde no estaría expuesto al COVID-19?

42

0.68 (0.93)

11

¿Ha pensado en hacerse el enfermo para no ir a trabajar?

7

0.11 (0.44)

12

¿Se sintió extenuado o fatigado por su trabajo con los pacientes de COVID -19?

85

1.33 (0.87)

Clave de puntuación: 0=En absoluto; 1=Ligeramente; 2=Moderadamente; 3=Mucho



Entre los factores causantes de estrés, destaca por su frecuencia e intensidad, la posibilidad de transmisión a familiares, 99%, (puntaje = 2.27), así como factores relativos al lugar de trabajo, tales como el poder contagiarse por el manejo de pacientes, 94%, (puntaje = 1.90) y la falta de equipos de protección personal, 91%, (puntaje = 2.02). Un factor externo, la no existencia de un tratamiento y vacuna disponibles para este virus, 91%, (puntaje = 2.01), se mostró estresante. Se obtuvieron resultados mayores al 88% en varios factores: acceder a noticias por televisión o redes sociales sobre el COVID-19; observar a sus colegas ansiosos o atemorizados, y presentar síntomas posibles de la enfermedad. (Tabla 3)

Tabla 3. Factores que causaron estrés entre los profesionales de enfermería
(n=127, máximo puntaje = 3)

Número

Factores

Respondió sí (%)

Promedio del puntaje (±DE)

1

¿Sintió estrés ante la probabilidad de transmitir COVID-19 a su familia o amigos a causa de su trabajo?

99

2.27 (0.76)

2

¿Sintió estrés al tener que cuidar a sus propios colegas, conocidos, o familiares enfermos de COVID-19?

80

1.43 (0.97)

3

¿Sintió estrés al tener que lidiar con la muerte de los pacientes con COVID-19?

83

1.80 (1.10)

4

¿Sintió estrés ante la probabilidad de contraer la infección COVID-19 por el manejo de pacientes en el hospital?

94

1.90 (0.90)

5

¿Sintió estrés ante la falta de medidas de protección adecuadas (suficientes equipos y ambientes adecuados) frente al COVID-19?

91

2.02 (0.98)

6

¿Sintió estrés ante el temor de cometer errores mínimos o fallas de concentración durante el trabajo, que lo expondrían a usted o a otros a una infección por COVID-19?

86

1.52 (0.93)

7

¿Sintió estrés por un conflicto entre su deber profesional y su propia seguridad?

75

1.32 (1.02)

8

¿Sintió estrés frente al hecho de tener que usar equipo de protección diariamente (Incomodidad)?

83

1.54 (1.01)

9

¿Sintió estrés ante las noticias de nuevos casos de COVID-19 reportados en TV/periódicos/redes sociales?

88

1.76 (1.01)

10

¿Sintió estrés por la probabilidad de sufrir rechazo o ataques de la comunidad?

78

1.37 (0.99)

11

¿Sintió estrés al ver a sus colegas del servicio ansiosos o atemorizados?

88

1.48 (0.88)

12

¿Sintió estrés al ver colegas que mostraban síntomas similares a los del COVID-19?

89

1.61 (0.94)

13

¿Sintió estrés frente al hecho de tener síntomas respiratorios y temer que fuera COVID-19?

89

1.88 (1.01)

14

¿Sintió estrés frente al hecho de realizarse la prueba de detección de infección por COVID-19 después de estar expuesto?

84

1.62 (1.02)

15

¿Sintió estrés frente a la falta de existencia de un tratamiento y/o una vacuna para COVID-19?

91

2.01 (0.97)

16

¿Sintió estrés frente al hecho de no saber cuándo se producirán más brotes de COVID-19?

88

1.72 (0.98)

Clave de puntuación: 0=No estrés; 1=Ligeramente estresado; 2=Moderadamente estresado; 3= Muy estresado



Entre los factores que ayudaron a disminuir el estrés, se encontró que todos los enfermeros se benefician cuando los colegas del servicio donde laboran muestran una actitud positiva, 100%, (puntaje = 2.56); hay un trabajo en equipo dentro del área, 100%, (puntaje =2.76), conocer que los casos de COVID-19 mejoran; 100%, (puntaje =2.69), y que en su familia y círculo de amigos no hay enfermos, 100%, (puntaje = 2.74). Un menor porcentaje (84%) refirió que le ayuda no hacer horario extendido en el trabajo (más horas de la jornada laboral). (Tabla 4)

Tabla 4. Factores que ayudan a reducir el estrés en los profesionales de enfermería
(n=127, máximo puntaje = 3)


Número

Factores

Respondió sí (%)

Promedio del puntaje (±DE)

1

Le ayuda a disminuir el estrés cuando los colegas del servicio muestran una actitud positiva.

100

2.56 (0.67)

2

Le ayuda a disminuir el estrés cuando no se presentan casos de COVID-19 en el personal después de la aplicación de medidas rigurosas de protección.

98

2.39 (0.77)

3

Le ayuda a disminuir el estrés observar la Mejoría en la condición de salud de los pacientes con COVID-19.

100

2.69 (0.60)

4

Le ayuda a disminuir el estrés que el hospital provea equipos de protección individual.

97

2.54 (0.82)

5

Le ayuda a disminuir el estrés saber que los miembros de su familia o amigos de fuera del hospital no han enfermado con COVID-19.

100

2.74 (0.57)

6

Le ayuda a disminuir el estrés oír que las noticias reportan disminución de casos nuevos de COVID-19.

97

2.32 (0.82)

7

Le ayuda a disminuir el estrés pensar que hay probabilidad de una compensación adicional por su trabajo durante la pandemia de COVID-19.

95

2.16 (0.92)

8

Le ayuda a disminuir el estrés cuando todos los profesionales de salud de primera línea de atención trabajan en equipo.

100

2.76 (0.55)

9

Le ayuda a disminuir el estrés saber que hay confianza en el apoyo al personal del hospital en caso de que este enferme o fallezca con COVID-19.

94

2.34 (0.91)

10

Le ayuda a disminuir el estrés cuando no se hace horario extendido en el trabajo (más horas de las regulares).

84

1.74 (1.05)

11

Le ayuda a disminuir el estrés cuando se reciben comidas gratis en el hospital o en el servicio.

91

1.98 (1.00)


Clave de puntuación: 0=Nada efectivo; 1=Levemente efectivo; 2=Moderadamente efectivo; 3=Muy efectivo

Las estrategias de afrontamiento adoptadas por todos los enfermeros durante la pandemia fueron, en primer lugar, aquellas relacionadas con la seguridad de su práctica: seguir de forma estricta las medidas de protección personal, 100%, (puntaje = 2.92); mantener la ropa separada para la calle y para el trabajo, 100%, (puntaje = 2.81); y adquirir mayores conocimientos sobre la enfermedad, 100%, (puntaje = 2.63); en segundo lugar, también estuvo otra medida de prevención difundida globalmente, como es evitar salir a lugares públicos, 100%, (puntaje = 2.69). Se obtuvieron porcentajes altos en las estrategias de comunicación con sus familiares y amigos, los pensamientos y actitudes positivas, e igualmente, el cuidado de su alimentación, frecuencia de realización de ejercicio físico y actividades de recreación. El valor más bajo en porcentaje e intensidad se obtuvo en la expresión de sus sentimientos, 61%, (puntaje = 0.94). (Tabla 5)

Tabla 5. Estrategias de afrontamiento utilizadas por los profesionales de enfermería para reducir el estrés
(n=127, máximo puntaje = 3)

Número

Estrategias

Respondió sí (%)

Promedio del puntaje (±DE)

1

Seguir estrictas medidas de protección personal (Ej. lavado de manos, uso de mascarilla, toma de temperatura, uso de batas descartables).

100

2.92 (0.27)

2

Mantener ropa separada para calle y trabajo, para minimizar la transmisión.

100

2.81 (0.48)

3

Involucrarse en actividades saludables como una dieta balanceada, ejercicio, descanso, recreación, etc.

98

2.21 (0.83)

4

Adquirir activamente mayores conocimientos acerca del COVID-19, sus síntomas, prevención y mecanismos de transmisión, manejo, etc.

100

2.63 (0.53)

5

Evitar salir a lugares públicos para minimizar la exposición a COVID-19.

100

2.69 (0.54)

6

Practicar actividades de relajación (Ej. meditación, yoga, oración, baile, otras).

90

1.74 (0.96)

7

Conversar con familiares y amigos para aliviar el estrés y obtener apoyo.

98

2.38 (0.74)

8

Renovar sus pensamientos y motivarse para enfrentar la pandemia de COVID-19 con actitud positiva.

99

2.46 (0.70)

9

Obtener ayuda de médicos y profesionales del hospital para reducir su estrés y estar más tranquilo.

93

1.87 (0.93)

10

Distraerse e intentar estar ocupado en casa en actividades que lo alejen de información sobre el COVID-19.

93

2.00 (0.93)

11

Evitar hacer horario extendido con el fin de reducir la exposición al COVID-19.

66

1.28 (1.10)

12

Evitar noticias en los medios acerca de COVID-19 y las muertes relacionadas.

89

1.79 (0.97)

13

Expresar sus emociones llorando, gritando, etc.

61

0.94 (0.95)


Clave de puntuación: 0=Nunca usado; 1=Algunas veces usado; 2=Frecuentemente usado; 3=Usado siempre

Por último, los coeficientes alfa de Cronbach, utilizados para escalas de ítems continuos, mostraron que la consistencia interna de la sección Factores causantes de estrés fue elevada, mientras que en las otras tres fue moderada. La prueba de Kuder-Richardson coincidió con lo reportado para el alfa de Cronbach en la sección de Factores causantes del estrés como consistencia elevada y de Emociones de los enfermeros durante la pandemia como moderada, mientras que las otras secciones de la consistencia interna se interpretaron como baja. (Tabla 6)

Tabla 6. Coeficientes de consistencia interna de las secciones del instrumento utilizado

Sección

Kuder-Richardson 20

Alfa de Cronbach

Emociones de los enfermeros durante la pandemia

0.77

0.72

Factores causantes de estrés

0.87

0.93

Factores que ayudan a reducir el estrés en los profesionales de enfermería

0.47

0.77

Estrategias de afrontamiento que el personal podría haber utilizado

0.55

0.73

Discusión


La pandemia del COVID-19, puso a los profesionales de salud de todo el mundo en una situación sin precedentes. El impacto en Guayaquil, ciudad del inicio de la pandemia en Ecuador, fue devastador.(2) La literatura científica del momento relata que el trabajo bajo presión, la administración y optimización de recursos escasos en el servicio, el miedo a la muerte, y colocar necesidades básicas propias de lado por sobrecarga de responsabilidades, podrían afectar, además del estado físico, la salud mental de los enfermeros. (9,10,12-14) Quizás los sistemas de salud más robustos tengan el poder de mitigar mejor los impactos, versus los sistemas de salud más débiles, como podría ser el caso de Ecuador.(3) Explicándonos mejor, el Sistema Nacional de Salud del Ecuador tiene una orientación más curativa que preventiva. Ante la necesidad de una mejor detección, seguimiento y control de los casos en el primer nivel de atención, no existieron las condiciones para darse en la ciudad de Guayaquil y los pacientes debieron volcarse a las instituciones hospitalarias de mayor complejidad. Como resultado se observó una mayor saturación de usuarios, sobrecarga laboral y contagio de los trabajadores de la salud.

Este estudio, por ser el primero en explorar los sentimientos, factores de estrés, así como las estrategias de afrontamiento ante el COVID-19 que usaron los enfermeros ecuatorianos, puede ser un aporte para desarrollar programas de cuidado al personal y poder contar con una mejor planificación estratégica en futuros brotes. Los profesionales de este estudio resultaron ser, en su mayoría, jóvenes recién graduados y con poca experiencia laboral quienes, como muchos enfermeros en el mundo, sintieron que atender pacientes con COVID-19 representaba un deber profesional,(12-14) pese al temor que tenían al contagio, y la extenuante fatiga que representaba el trabajo con estos pacientes. El temor en el 91% de ellos fue mayor en comparación al que las jóvenes enfermeras de Taiwán (43%) sintieron durante la posible pandemia de un virus desconocido (gripe aviar), lo que advirtió el riesgo de progresión de este miedo a pánico y luego a fobia.(15) Una alta proporción de la muestra (89%) sintió importante el reconocimiento institucional (ascensos, estabilidad laboral, menciones a su desempeño) y compensación económica por su trabajo. Estos datos son similares a los encontrados entre 534 profesionales de la salud que estuvieron en primera línea en Wuhan, durante el brote COVID-19,(12) y en otro estudio más en China.(16)

Los factores que causaron mayor estrés a los enfermeros encuestados fueron la posibilidad de estar infectados de COVID-19 e infectar a sus familiares y amigos (99%), de igual manera sucedió entre enfermeras de Taiwán con intensidad más alta (2.35).(17) Un factor crítico, la falta de suficientes equipos de protección personal (91%), complicado aún más por la larga jornada de trabajo que en el “Hospital del Guasmo” era de 24 horas, les provocó agotamiento y subordinación de necesidades básicas, con altas demandas físicas y psicológicas y pocos recursos.(17-19) De igual forma, Esta situación se manifestó en los hospitales chinos (16) y europeos.(20) durante el pico de la pandemia. Las noticias no favorables del avance del COVID-19, así como el nerviosismo y angustia de sus compañeros de trabajo, fueron muy importantes en este grupo a diferencia del estudio de Khalid en el brote epidémico del MERS, probablemente por su menor impacto social.(13) La percepción de riesgo aun mayor por la falta de una vacuna y tratamiento causaron estrés en el 91%.

Cuatro de los factores que ayudaron a reducir el estrés durante el pico de la pandemia fueron similares en varios estudios: la actitud positiva de los compañeros de trabajo y el trabajo en equipo,(18,20) observar la mejoría clínica de los pacientes hospitalizados, y tener a su familia y amigos libres de COVID-19.(12,18) La disminución de la jornada laboral, así como la recepción de compensaciones o comida gratis, fueron de menor interés. Se observó en este estudio que el personal fue altamente solidario y con buena disposición a brindar sus servicios profesionales pese la situación tan abrumadora con la que se encontraron.

Las estrategias de afrontamiento más usadas por los enfermeros ecuatorianos fueron: seguir estrictas medidas de protección personal en el trabajo y domicilio, el aislamiento social (evitando salir a la calle y los lugares públicos), y adquirir activamente mayores conocimientos sobre el COVID-19 y su manejo similares a las de otros profesionales en epidemias.(12,17,18) Conversar con familiares y amigos les aliviaba el estrés, así como renovar pensamientos y motivarse positivamente les servía de apoyo.(18,19) Un grupo grande de enfermeros no redujo su horario de trabajo para protegerse (34%) ni expresó abiertamente con llanto y gritos sus emociones (39%), posiblemente por las grandes demandas morales de la crisis.(14) El compromiso ético y vocacional profundo que tiene enfermería, es definitivamente una de las características que estos profesionales poseen y la obligación de ofrecer sus conocimientos y destrezas en este momento amenazante era justa y pertinente. Era el momento de demostrar quién es quién.

Según los resultados de esta investigación se concluye que el impacto en la salud mental de los enfermeros podría ser severo. Hay que recordar que no solo viven el estrés ocasionado por su labor en primera línea, sino que también son padres, esposos, hijos y ciudadanos que están experimentando temor y vulnerabilidad ante esta situación sin precedentes para el mundo actual. Afortunadamente, los componentes social y familiar influyeron favorablemente en las formas de afrontamiento de estos profesionales durante la pandemia, además, del ambiente laboral positivo que resultó en un soporte para su estado emocional. El reconocimiento institucional, más que la compensación económica, tendrían mayor peso en sus percepciones.

Los enfermeros requieren que los gobiernos y los encargados de formular las políticas públicas, los líderes de enfermería, así como los gremios profesionales participen activamente en su apoyo, tanto durante como después de la pandemia. (14,16,19-21) En el caso del Colegio de Enfermeras del Guayas, hace un seguimiento de la dotación de suficientes insumos de bioseguridad de calidad para los profesionales de enfermería, así como también estudia la viabilidad de posibles indemnizaciones a las familias de enfermeros que han perdido la vida durante la pandemia.

Este estudio tuvo limitaciones, al provenir la muestra de un solo hospital y por la autoselección. Otro factor podría ser el sesgo de memoria en las respuestas ante el hecho de que la encuesta se realizó a fines de mayo, luego de casi dos meses de que Guayaquil sufriera el pico de la pandemia, y se podría haber perdido entonces el “temor” al virus. Se recomienda hacer más estudios a partir de estos resultados en otro grupo de profesionales, o en ciudades del Ecuador que estén en pleno ciclo pandémico.

Referencias


1.    Zu ZY, Jiang MD, Xu PP, Chen W, Ni QQ, Lu GM, Zhang LJ. Coronavirus Disease 2019 (COVID-19): A Perspective from China. Radiology. 2020; 296(2):E15-E25.
2.    Guerrero S. Coronavirus en Ecuador: una opinión desde la Academia. La Granja [Accepted version]. 2020 [cited 2020 May 17]; 32(2). Available from: https://lagranja.ups.edu.ec/pdf/granja/covid_esp.pdf
3.    Hallo A, Rojas A, Hallo C. Perspective from Ecuador, the Second Country with More Confirmed Cases of Coronavirus Disease 2019 in South America: A Review. Cureus. 2020; 12(3);e7452.
4.    Bajaña I.  Incidencias del Covid-19 en Ecuador. Question/Cuestión. 2020; 1(mayo):e321.
5.    Riesgos Ecuador [Internet]. Coronavirus Ecuador - información verificada de la llegada del COVID-19 al país. 2020 [cited 2020 May 15], [about 20 screens]. Available from https://www.coronavirusecuador.com/galeria-multimedia/
6.    Inca GP, Inca AC. Evolución de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Ecuador. La Ciencia al Servicio de la Salud y la Nutrición [Internet]. 2020 [cited 2020 May 15]; 11(1). Available from: https://bit.ly/3iF4Ikb
7.    Levin J. Mental Health Care for Survivors and Healthcare Workers in the Aftermath of an Outbreak. Psychiatry of Pandemics. 2019: 127–41.
8.    Lazarus RS, Folkman S. Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Martínez Roca; 1986.
9.    Huang L, Xu F ming, Liu H rong. Emotional responses and coping strategies of nurses and nursing college students during COVID-19 outbreak. medRxiv [Preprint]. [posted 2020 March 8; cited 2020 May 16]; [17 p.]. Available from: https://doi.org/10.1101/2020.03.05.20031898
10.    Xu M, Zhang Y, Union Hospital, Tongji Medical College, Huazhong University of Science and Technology. Psychological status survey of first clinical first-line support nurses fighting against pneumonia caused by a 2019 novel coronavirus infection. 护理研究. 2020; (3):368-70. Available from: https://bit.ly/31Q8nFX
11.    Hoseinabadi T Kakhki S, Teimori G, Nayyer S. Burnout and its influencing factors between frontline nurses and nurses from other wards during the outbreak of Coronavirus Disease (COVID-19) in Iran. Invest. Educ. Enferm. 2020; 38(2):e03.
12.    Cai H, Tu B, Ma J, Chen L, Fu L, Jiang Y, Zhuang Q. Psychological Impact and Coping Strategies of Frontline Medical Staff in Hunan Between January and March 2020 During the Outbreak of Coronavirus Disease 2019 (COVID 19) in Hubei, China. Med. Sci. Monit. 2020: e924171. 
13.    Khalid I, Khalid TJ, Qabajah MR, Barnard AG, Qushmaq IA. Healthcare Workers Emotions, Perceived Stressors and Coping Strategies During a MERS-CoV Outbreak. Clin. Med. Res. 2016; 14(1):7-14.
14.    Greenberg N, Docherty M, Gnanapragasam S, Wessely S. Managing mental health challenges faced by healthcare workers during covid-19 pandemic. BMJ 2020; 368:m1211.
15.    Tzeng HM, Yin CY. Nurses' fears and professional obligations concerning possible human-to-human avian flu. Nurs. Ethics. 2006; 13(5):455-70. 
16.    Liu Y, Aungsuroch Y. Work stress, perceived social support, self‐efficacy and burnout among Chinese registered nurses. J. Nurs. Manag. 2019; 27(7):1445–53.
17.    Feng MC, Wu HC, Lin HT, Lei L, Chao CL, et al. [Exploring the Stress, Psychological Distress, and Stress-relief Strategies of Taiwan Nursing Staffs Facing the Global Outbreak of COVID-19]. Hu Li Za Zhi. 2020; 67(3):64-74. Chinese.
18.    Koh D, Lim MK, Chia SE, Ko SM, Qian F, et al. Risk perception and impact of Severe Acute Respiratory Syndrome (SARS) on work and personal lives of healthcare workers in Singapore: what can we learn? Med. Care. 2005; 43(7):676-82. 
19.    Mo Y, Deng L, Zhang L, Lang Q, Liao C, Wang N, et al. Work stress among Chinese nurses to support Wuhan in fighting against COVID-19 epidemic. J. Nurs. Manag. 2020; 28(5):1002-9.
20.    Maben J, Bridges J. Covid‐19: Supporting nurses’ psychological and mental health. J. Clin. Nurs. 2020; 29(15-16): 2742-50.
21.    Fernandez PR, Lord H, Halcomb PE, Moxham PL, Middleton DR, Alananzeh DI, et al L. Implications for COVID-19: a systematic review of nurses’ experiences of working in acute care hospital settings during a respiratory pandemic. Int. J. Nurs. Stud. 2020:103637.