Original Article

Nivel y fuentes de ruido en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal de un hospital de referencia

Level and Noise Sources in the Neonatal Intensive Care Unit of a Reference Hospital

Nível e fontes de ruído na Unidade de Tratamento Intensivo Neonatal de um hospital de referência




Alma Damaris Hernández-Salazar1,4        
Josefina Gallegos-Martínez2,4        
Jaime Reyes-Hernández3,4        


1 Licenciada en Enfermería, Especialista. Email: almadhs29@hotmail.com       https://orcid.org/0000-0003-4002-9804
2 Licenciada en Enfermería, Doctora. Profesora e Investigadora de Tiempo Completo. Email: jgallego@uaslp.mx. Autora de correspondencia   https://orcid.org/0000-0003-1271-7933
3 Ingeniero, Doctor. Profesor e Investigador de Tiempo Completo. Email: reyes.jaimeh@uaslp.mx.     https://orcid.org/0000-0002-9494-7857
4 Universidad Autónoma de San Luis Potosí, S.L.P., México.

Conflictos de interés: ninguno.

Recibido: Junio 1, 2020.

Aprobado: Octubre 5, 2020.

Cómo citar este artículo: Hernández-Salazar AD, Gallegos-Martínez J, Reyes-Hernández J. Level and Noise Sources in the Neonatal Intensive Care Unit of a Reference Hospital. Invest. Educ. Enferm. 2020; 38(3):e13.

DOI: https://doi.org/10.17533/udea.iee.v38n3e13

 

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/




Abstract

Objective. Determine the level of environmental and periauricular noise in preterm babies and identify the sources generating noise in the Neonatal Intensive Care Unit -NICU- of a reference hospital in San Luis Potosí, Mexico. Methods. Cross-sectional and analytic study of the measurement of the level of environmental noise in five critical areas of the NICU, according with the method of measurement of noise from fixed sources by the Mexican Official Norm and periauricular at 20 cm from the preterm patient’s pinna. The measurements were carried out during three representative days of a week, morning, evening and nocturnal shifts. A STEREN 400 sound level meter was used with 30 to 130 dB range of measurement and a rate of 0.5 s. Results. The average level of periauricular noise (64.5 ±1.91dB) was higher than the environmental noise (63.3 ±1.74 dB) during the days and shifts evaluated. The principal noise sources were activities carried out by the staff, like the nursing change of shift and conversations by the staff, which raised the level continuously or intermittently, operation of vital support equipment (alarms) and incidences (clashing of baby bottles and moving furnishings) produced sudden rises of noise. Conclusions. Environmental and periauricular noise in NICU exceeds by two and almost three times the 45 dB during the day and 35 dB at night from the norm in hospitals. It is necessary to implement permanent noise reduction programs to prevent sequelae in the preterm infant and professional burnout in the nursing staff

Descriptors: intensive care units, neonatal; infant, premature; noise measurement; interior design and furnishings.


Resumen

Objetivo.
Determinar el nivel de ruido ambiental y periauricular en prematuros e identificar las fuentes generadoras de ruido en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales -UCIN- de un hospital de referencia de San Luis Potosí, México. Métodos. Estudio transversal y analítico de la medición del nivel de ruido ambiental en cinco áreas críticas de la UCIN de acuerdo al método de medición de ruido de fuentes fijas de la Norma Oficial Mexicana y periauricular a 20 cm del pabellón auricular del prematuro. Las mensuraciones se realizaron en tres días representativos de una semana, turnos matutino, vespertino y nocturno. Se utilizó un sonómetro STEREN 400 con rango de medición de 30 a 130 dB y una frecuencia de 0.5 s. Resultados. El promedio del nivel de ruido periauricular (64.5±1.91dB) fue mayor que el ambiental (63.3±1.74 dB) en los días y turnos evaluados. Las principales fuentes de ruido fueron las actividades realizadas por el personal como entrega de turno de enfermería y conversación del personal que elevó el nivel de manera continua o intermitente, el funcionamiento del equipo de soporte vital (alarmas) e incidencias (choque de biberones y mover mobiliario) produjeron elevaciones súbitas de ruido. Conclusiones. El ruido ambiental y periauricular en UCIN sobrepasa al doble y casi al triple los 45 dB en el día y 35 dB por la noche de la normativa en hospitales. Es necesario implementar programas permanentes de reducción de ruido para prevenir secuelas en el prematuro y desgaste profesional en el personal de enfermería.

Descriptores: unidades de cuidado intensivo neonatal; recién nacido prematuro; medición del ruido; diseño interior y mobiliario.


Resumo

Objetivo.
Determinar o nível de ruído ambiental e periatrial em bebês prematuros e identificar as fontes geradoras de ruído na Unidade de Terapia Intensiva Neonatal -UTIN- de um hospital de referência em San Luis Potosí, México. Métodos. Estudo transversal e analítico da medição do nível de ruído ambiental em cinco áreas críticas da UTIN de acordo com o método de medição de ruído de fontes fixas do Padrão Oficial Mexicano e periauricular a 20 cm da orelha do prematuro. As medições foram realizadas em três dias representativos da semana, turnos matutinos, vespertino e noturno. Foi utilizado um medidor de nível de som STEREN 400 com faixa de medição de 30 a 130 dB e frequência de 0.5 s. Resultados. O nível médio de ruído periatrial (64.5±1.91 dB) foi superior ao ruído ambiente (63.3±1.74 dB) nos dias e turnos avaliados. As principais fontes de ruído foram as atividades realizadas pela equipe, como entrega do plantão de enfermagem e conversas com a equipe que aumentavam o nível de forma contínua ou intermitente, o funcionamento do equipamento de suporte de vida (alarmes) e incidentes (choque de mamadeira e movimentação de móveis) produziu picos repentinos de ruído. Conclusões. O ruído ambiental e periatrial na UTIN é mais do que o dobro e quase o triplo dos 45 dB diurnos e 35 dB noturnos dos regulamentos dos hospitais. Faz-se necessária a implantação de programas permanentes de redução de ruído para prevenir sequelas em prematuros e esgotamento profissional na equipe de enfermagem.

Descritores: unidades de terapia intensiva neonatal; recém-nascido prematuro; medição de ruído; decoração de interiores e mobiliário.


Introducción

 
El nacimiento prematuro es un problema de salud pública mundial, se estima que nacen aproximadamente 15 millones de neonatos prematuros anualmente, lo que se traduce en poco más de uno por cada diez niños, cifra que va en aumento.(1) En 2018 en México nacieron 2 162 535 niños y en el estado de San Luis Potosí 48 145,(2) aproximadamente entre 5 a 18% corresponderían a nacimientos prematuros.(1) Específicamente en el hospital de referencia del presente estudio se reportó una prevalencia de prematurez del 11.9% a partir del análisis retrospectivo de 5462 nacimientos del período de octubre de 2014 a septiembre de 2015.(3) La prematuridad en muchos casos hace necesaria la hospitalización por períodos prolongados en la unidad neonatal (UN) ya que el prematuro tiene problemas para alimentarse, de regulación de temperatura, respiratorios e infecciosos(3) y se le administran tratamientos especializados por la situación clínica y apoyos para maduración pulmonar, así como tratamientos con antibióticos aminoglucósidos, condiciones que alargan la estancia hospitalaria y que consecuentemente lo sobreexponen a diferentes estímulos nocivos para su desarrollo auditivo, en especial por niveles de ruido mayores de 45 dB que es el límite que recomienda la Academia Americana de Pediatría (AAP),(4) se ha observado la asociación entre la exposición al ruido ≥60 dB con el efecto de agentes ototóxicos como los aminoglucósidos que pueden dañar las células ciliadas del oído y ocasionar reacciones tóxicas repetitivas en las estructuras del oído interno debido a mecanismos de mutaciones en el ácido desoxirribonucleico mitocondrial.(5)

El déficit auditivo en neonatos se encuentra entre 0.1 a 0.6%, en los egresados de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) entre 2 a 4% y en el caso de prematuros puede presentarse una prevalencia hasta del 10%.(6) La exposición al ruido en niveles elevados produce trastornos fisiológicos como la elevación de la presión arterial, apnea, o bradicardia, e implica un mayor consumo de oxígeno con alteraciones en la saturación, ello incrementa la probabilidad de nuevos episodios de apnea, bradicardia y disminución de la cantidad de calorías disponibles para el crecimiento del niño. Pueden presentarse disturbios del sueño por la discontinuidad del mismo sobre todo en prematuros lo cual es contrario al ambiente intrauterino en el cual permanecía dormido el 80% del tiempo. El feto percibe y reacciona al sonido de baja frecuencia, procesa el tono y la intensidad de la voz humana de manera protegida lo que asegura el desarrollo óptimo del sistema auditivo periférico y de la relación neocortical y coclear, a menor edad gestacional se compromete más el desarrollo cerebral y sensorial del neonato prematuro ya que se le dificulta seleccionar la información de sonido recibida y sus controles inhibitorios son más susceptibles a los efectos del ambiente, no puede discriminar la voz materna de otras voces femeninas, con lo cual se puede afectar su desarrollo emocional.(4,7,8)

Los prematuros en la UCIN están sometidos a estrés por sonidos de alta intensidad derivados del equipo y personal (alarmas, ventiladores, teléfonos y la conversación) y otros ruidos intensos de corta duración y a intervalos irregulares, por ello es crucial mantener un estado fisiológico estable especialmente durante este período crítico para el neurodesarrollo.(7,8) Los estudios sobre nivel de ruido en la UN han aplicado mediciones ambientales, como es el caso del hospital del presente estudio que de acuerdo a las mediciones realizadas en 1996 en seis áreas (no se incluyó la UCIN) y en cuatro horarios distintos por tres minutos durante siete días, se observaron niveles de ruido por encima de 59 dB, los momentos críticos de ruido fueron a las 7:00h en la entrega de turno y a las 11:00h, horario de máxima actividad en la sala de pediatría, UCI adultos y pasillos, donde el ruido sobrepasó los 70 y 80 dB.(9)

En un estudio en el cual se evaluaron las modificaciones del nivel de ruido en la UCIN en dos salas (A y B) antes y después de la “hora quieta”, se observó que previamente a la intervención en ambas salas sobrepasaba los 70 dB y posteriormente a la hora quieta descendió el nivel de ruido cerca de 20 dB en ambas salas también, aunque a decir de los autores, solamente en el período quieto se observó esa reducción. Cabe resaltar que para la medición dentro de incubadora se colocó el micrófono del sonómetro a 20 cm del pabellón auricular del neonato dado que es la distancia en la cual el neonato percibe mejor,(10) criterio que se consideró para su aplicación en el presente estudio con la diferencia que se realizó en prematuros ubicados en servo-cunas.

El nivel de ruido elevado en UCIN no solamente afecta a los neonatos internados, también se han reportado efectos nocivos en el personal de enfermería que permanece en turnos completos en la UCIN, los efectos incluyen alteraciones fisiológicas como elevación de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca, asi como cefalea, el ambiente ruidoso también contribuye al desgaste profesional e irritabilidad del personal, estas alteraciones fisiológicas y anímicas producen problemas en el desempeño del personal de enfermería y da lugar a mayor cantidad de errores e incluso accidentes, la situación prevaleciente es que enfermería no está capacitada para aplicar medidas preventivas de exceso de ruido, e inclusive puede “habituarse” al ambiente y no percibir los estímulos de ruido.(11,12)
Esta situación hace imprescindible identificar la intensidad y factores generadores de ruido en la UCIN que permita la modificación hacia un ambiente favorable para el buen desarrollo de los neonatos de riesgo, en especial de los prematuros así como el desempeño del personal de enfermería. Por lo anterior se planteó como objetivo para el estudio: determinar el nivel de ruido ambiental y periauricular en prematuros e identificar las fuentes generadoras de ruido en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales de un hospital de referencia.

Métodos


Diseño. Se realizó un estudio transversal y analítico en la UCIN de un hospital de referencia ubicado en la ciudad de San Luis Potosí, México, que tuvo como unidad de observación la intensidad de ruido periauricular en el paciente prematuro e intensidad de ruido ambiental en la UCIN.

Lugar de estudio. La UCIN está ubicada en la UN del hospital de referencia y posee un área de 15.5x12.5x3m con capacidad para 28 pacientes, además de la UCIN la UN cuenta con la Unidad de Cuidados Intermedios del Recién Nacido (UCIREN), Unidad de Crecimiento y Desarrollo (UCD) y Aislados (no disponible en el momento del estudio). La UCD se utilizó para prueba piloto y la UCIN para recolección definitiva, se pueden observar en la Figura 1.

Recursos humanos en la UCIN.
El turno matutino cuenta con seis a siete enfermeras, dos médicos adjuntos, dos médicos residentes, un estudiante de medicina interno y uno a cinco estudiantes de medicina y otros del área de la salud, una intendente, un radiólogo y una trabajadora social. Los turnos vespertino y nocturno también cuenta con seis a siete enfermeras, un médico adjunto, un estudiante de medicina interno, y uno a cinco estudiantes de medicina externos. Existe mayor cantidad de personal de lunes a viernes (turnos matutino y vespertino), en los enlaces de turno de enfermería, la visita médica matutina y visita de familiares, en la Figura 1 se puede observar la distribución de la sala de neonatología.


 

Figura 1. Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de referencia, San Luis Potosí, S.L.P., México

Diseñaron: Lic. EAO Miguel A. Martínez Martínez y Lic. DG Rafael Jeshua Rivera Gallegos
El plano de la Unidad Neonatal no se encuentra a escala, solamente es representativa de las áreas que la componen


Muestra y Muestreo. Pacientes prematuros. Se eligió una muestra no probabilística y muestreo intencionado de pacientes prematuros por su vulnerabilidad y riesgo para el fenómeno estudiado, se conformó con nueve neonatos prematuros internados en UCIN que permanecieron durante los tres días evaluados y que cumplieron los criterios de inclusión: prematuro o pequeños para la edad gestacional de acuerdo al registro clínico del expediente, cuyas madres y/o padres aceptaron participar en el estudio y firmaron el consentimiento informado, se encontraban ubicados en cuna térmica servo-controlada, y distribuidos en las áreas críticas de mensuración de la UCIN: un paciente en las áreas I, II, III y V respectivamente y cinco pacientes en el área IV. La edad gestacional de los prematuros (valorada por Capurro o Ballard) tuvo una media de 32±2.9 semanas de gestación (26 a 35.5) y el peso tuvo una media de 1527.78±528g al nacer (610 a 2180 g).

Puntos de mensuración. Se determinaron cinco áreas críticas de mensuración, mediante puntos equidistantes(13) se buscó la representatividad dado que las dimensiones del área de UCIN en general son asimétricas, está dividida por muros y el espacio entre cada servo cuna de paciente es diferente y quedaron definidas de la siguiente manera (Figura 1) : I. Entrada a UCIN (dos servo-cunas y gran tránsito de personal); II. Zona intermedia (cuatro servo-cunas, despachador de papel automático, lavamanos a chorro automático y teléfono de la sala); III. Zona retirada de la entrada (tres servo-cunas, despachador de papel, lavamanos a chorro automático y almacén pequeño y poco tránsito de personal); IV. Zona intermedia (tres servo-cunas, despachador de papel, control de enfermería y grabadora); y V. Zona lateral a la entrada (tres servo-cunas, escritorio de médicos, computadora e impresora, alejada de los lavamanos y sin tránsito de personal).

Período de recolección. Se tomaron tres días representativos de una semana de trabajo, así, los días lunes y viernes fueron representativos de días hábiles y el domingo del fin de semana ya que el comportamiento de los niveles de ruido varía de acuerdo a las actividades, horarios y días de la semana en la UCIN. Con esta base se eligieron los horarios de recolección de datos, en el turno matutino de 7:00hrs a 11:00hrs (entrega de turno de enfermería, visita médica, interconsultas, y mayor cantidad de personal), el turno vespertino de 14:00 a 18:00h (entrega de turno de enfermería y guardia de residentes médicos, visita de familiares, visita médica vespertina), el turno nocturno de 21:00 a 01:00h (entrega de turno de enfermería, visita médica nocturna).

Recolección de datos. Fue realizada por dos licenciadas en enfermería, una de ellas (primera autora) en proceso de especialización en enfermería clínica avanzada con énfasis en pediatría y otra, licenciada en enfermería, ambas laboran en la UN del hospital de estudio. Previamente a la recolección en prueba piloto se realizó el entrenamiento para manejar y calibrar el equipo de mensuración de ruido y complementarlo con equipo de cómputo, establecer las conexiones, realizar las mediciones y registros de los datos, apoyadas por ingeniero en sistemas computacionales. En la recolección definitiva se realizó un total de 16 200 registros (un registro cada 5 segundos) del nivel de ruido ambiental de las cinco áreas críticas de la UCIN, periauricular de los nueve pacientes prematuros y 90 hojas de registro de las fuentes de ruido. Se utilizó el total de datos para tabulación en función de la duración de la mensuración solamente de tres días representativos de una semana, dado que en otros estudios la duración fue hasta de varias semanas.

Instrumentos para la recolección de la información. (i) Hoja de registro de datos generales: número de cuna, iniciales del nombre del paciente, edad gestacional y peso al nacimiento, método de evaluación de edad gestacional, responsable de la mensuración, área crítica de medición, fecha de recolección, horario de inicio y finalización de la medición; (ii) Lista de cotejo de fuentes generadoras de ruido: diseñada con base en el conocimiento del área de estudio y de la revisión de la literatura; y (iii) Decibelímetro o sonómetro STEREN 400: rango de medición: 30–130dB, exactitud +2dB, resolución 0.1dB, frecuencia de muestreo 0.5 segundos, micrófono, amplificador, redes de ponderación y un indicador de nivel. Cumplía con las normas de la American National Standards Institute (ANSI) (14) complementada con computadora portátil marca Toshiba, sistema emulador Windows XP Professional, Software Level Sound Meter, cable de conexión RS 232, cable de conexión RS 232 con adaptador de puerto a USB de fibra óptica.

Procedimientos. (i) Prueba piloto. Previa capacitación del personal para la recolección en las cinco Áreas Críticas preestablecidas en UCD para afinar los procedimientos de mensuración, se realizó la prueba piloto una semana anterior (un día hábil en tres turnos) a la recolección definitiva. Resultó en modificaciones solamente para el registro de las fuentes de ruido; (ii) Mensuración periauricular. Mediante normas universales de asepsia y antisepsia de manos y equipo se conectaron el sonómetro, computadora y micrófonos, se programó el rango de medición de 40 a 90 dB, modo de medición fast, rango de tiempo, 0.5 seg. Se ingresó al sistema emulador de Windows XP a la opción Removable Devices, Y.C. USA USB to serial cable connectt to host y una vez activadas todas estas opciones necesarias para el reconocimiento del cable USB por el sistema Windows, se ingresó al software level sound meter y se inició la medición de los nueve pacientes prematuros a 20 cm del pabellón auricular (10) por un lapso de 15 minutos en cada paciente en cada turno en los tres días evaluados. Al término de los 15 minutos se presionó el icono stop en el software y off en el decibelímetro. Se respaldó el archivo en el icono guardar y se nombró según la hora de inicio y día de recolección de datos y así se continuó hasta completar los pacientes de las cinco áreas predeterminadas. Mensuración de ruido ambiental. En las Áreas Críticas I, II, III, IV, V se colocó el sonómetro en un tripié a una altura del piso de 1.3 m según la norma,(13) se realizó la mensuración mediante una medición semicontinua por un periodo mínimo de 15 minutos en cada área, en cada punto y en cada turno de los tres días representativos; (iii) Fuentes generadoras de ruido: Se identificó y registró cada fuente generadora en el período de los 15 minutos de medición por turno, coincidente con los picos de sonoridad de acuerdo con el gráfico del Software Level Sound Meter en la pantalla de la computadora.

Análisis de los datos.
Los datos categóricos se tabularon y representaron mediante frecuencias y porcentaje y los continuos mediante medidas de tendencia central y dispersión. La comparación de medias se realizó mediante prueba estadística Análisis de Varianza (ANOVA), y t de student para muestras relacionadas, la significancia se estableció en p0.05.

Aspectos éticos. El protocolo fue sometido al Comité de Ética e Investigación del hospital de estudio y aprobado (registro 07-14), además se recabó el consentimiento informado firmado por la madre y/o padre del paciente prematuro.

Resultados


Se obtuvo un total de 16 200 registros del nivel ambiental de ruido de las cinco áreas críticas de la UCIN y ruido periauricular en los 9 pacientes prematuros de la muestra, se describen a continuación por cada categoría.

Nivel de ruido periauricular por día y turno

El promedio de la intensidad de ruido periauricular (64.5±1.91dB) fue mayor en los tres días y en los tres turnos evaluados con respecto al promedio de la intensidad de ruido ambiental (63.3±1.74 dB), a excepción del día domingo en el turno vespertino. El nivel de ruido periauricular en los días evaluados tuvo comportamiento diferente, en orden decreciente el viernes tuvo un valor promedio de 64.8±2.3 dB, el domingo de 64.1±2.5dB y el lunes de 63.6±1.7dB. El comportamiento del nivel de ruido con respecto a los turnos evaluados también se observó diferente, así, en los turnos matutino y vespertino en conjunto se registró un rango de 59.06 a 77.73 dB que excedió entre 14.06 a 32.73 dB (31.2 a 72.7%) con respecto al estándar diurno de 45 dB para hospitales y en el turno nocturno varió de 60.8 a 73.5 dB y excedió entre 25.8 a 38.5 dB (73.7 a 110%) también por encima de la recomendación respecto a los 35 dB nocturnos para hospitales de acuerdo a la AAP. (4)

Nivel de ruido ambiental por día y turno

El promedio de la intensidad de ruido ambiental fue menor (63.3±1.74 dB) en los tres días y en los tres turnos evaluados con respecto al promedio de la intensidad de ruido periauricular (64.5±1.91dB), a excepción del día domingo en el turno vespertino, en el que el promedio ambiental superó al periauricular. El nivel de ruido ambiental en los días evaluados fue diferente, en orden decreciente registró el viernes una media de 63.7±1.9dB, el domingo de 63.6±2.4dB y el lunes fue de 62.6 ±2.0dB (p<=0.05), en los tres turnos el nivel de ruido ambiental excedió las recomendaciones, así, en los turnos matutino y vespertino conjuntos tuvo un rango de 59.2 a 75.01 dB, excedió entre 14.2 a 30.01 dB (31.5 a 66.6%) con respecto al estándar diurno de 45 dB para hospitales y en el turno nocturno varió de 59 a 74.6 dB y excedió entre 24.0 a 39.6 dB (68.5 a 113.1%) por encima de la recomendación respecto a los 35 dB nocturnos para hospitales de acuerdo a la AAP.(4) La comparación entre ambos puntos de medición, periauricular y ambiental por día y turno evaluados se puede observar en la Tabla 1.

Tabla 1. Intensidad de ruido periauricular y ambiental en decibeles de acuerdo al día y turno en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales de un hospital de referencia

Día y Turno

Periauricular

Media (DE)

Ambiental

Media (DE)

t

GL

p-value

Viernes Matutino

66.4±2.8

64.6±1.3

16.049

844

**

Domingo Matutino

64.1±2.7

63.4±2.6

7.193

867

**

Lunes Matutino

64.7±2.2

63.8±2.2

11.004

907

**

Viernes Vespertino

64.4±2.2

63.5±2.4

7.322

906

**

Domingo Vespertino

63.1±2.8

63.4±2.6

-2.466

897

*

Lunes Vespertino

63.2±3.1

61.7±1.8

13.980

922

**

Viernes Nocturno

63.7±1.7

63.1±2.0

6.467

890

**

Domingo Nocturno

65.2±1.5

64.0±2.1

13.109

897

**

Lunes Nocturno

62.9±2.3

62.5±2.0

3.986

894

**


DE=Desviación Estándar. t=Prueba t de student para muestras relacionadas. GL=grados de libertad. Significancia *
p<=0.05; ** p<=0.001

Nivel de ruido periauricular y ambiental según área crítica de mensuración

Respecto al comportamiento del nivel de ruido periauricular en las cinco áreas críticas de mensuración, fue más elevado en las áreas I, II y IV comparativamente con el nivel ambiental (
p<=0.05), no así en las áreas III y V que tuvieron un comportamiento similar en los niveles de ruido (p<=0.05). El nivel de ruido en las cinco áreas críticas de mensuración de UCIN fue superior a los 60 dB y por lo tanto registraron niveles mayores a los de seguridad exigidos por la normatividad de la AAP. (4)Los datos se presentan comparativamente por área crítica de mensuración y por puntos de medición periauricular y ambiental en la Tabla 2.

Tabla 2. Intensidad de ruido periauricular y ambiental en decibeles de acuerdo al área crítica de mensuración en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales de un hospital de referencia

Área de mensuración

Periauricular

Media (DE)

Ambiental

Media (DE)

t

GL

p-value

I

64.1±2.2

62.7±1.7

3.339

16

**

II

64.9±1.4

64.1±1.7

2.597

15

*

III

64.5±1.7

64.7±1.3

-0.568

17

-

IV

64.7±1.5

63.6±1.6

3.741

17

**

V

62.1±1.5

61.9±1.1

0.490

16

-

DE=Desviación Estándar. t=Prueba t de student para muestras relacionadas. GL=grados de libertad. Significancia *p<0.05; ** p<=0.001

Fuentes de ruido

En la tabla 3 se presentan las fuentes generadoras de ruido observadas en los tres días y sus respectivos turnos evaluados, en general los rangos de nivel de ruido variaron desde algo más de 60dB hasta cerca de los 100dB en ambos puntos de medición, periauricular y ambiental. La mayoría de las fuentes produjeron ruidos súbitos que excedieron la normatividad correspondiente para ruidos transitorios.(15) Por una parte, hubo fuentes de ruido súbito transitorio que produjeron niveles de ruido semejante en los puntos de medición periauricular y ambiental (p
<=0.05), como es el caso del movimiento, apertura o cierre de mobiliario y enseres con un promedio de 70.1±3.9dB y 68.8±2.6dB periauricular y ambiental respectivamente (choque de biberones, desplazamiento de cortina, movimiento de la puerta lateral de las cunas, apertura o cierre de cajones del carro rojo, colocación de objetos en la mesa del control de enfermería, en las cunas y en las mesas Pasteur, así como el chorro del agua). Por otra parte, la mayoría de las fuentes generadoras de ruido súbito y transitorio coadyuvaron a producir un nivel de ruido periauricular superior al ambiental (p<=0.05), dichas fuentes provinieron de aparatos y equipos asistenciales, tal es el caso de las alarmas con un promedio de 70.9±5.2dB y 67.7±2.6dB periauricular y ambiental respectivamente (ventilador mecánico, cuna y perfusores), no así de la alarma de monitores (p<=0.05), también contribuyeron las incidencias variadas, una de ellas relacionada con la organización y/o actividades de la UCIN, como el sonido del teléfono de la sala y la toma de succión, y por otro lado el llanto de pacientes.

Se observaron fuentes de ruido súbito y transitorio que produjeron mayor nivel de ruido ambiental comparado con el periauricular (p
<=0.05), algunas provinieron de accidentes como la caída de objetos al piso y otras de la utilización del mobiliario como es el uso del despachador de papel y el arrastre de mesas con 70.8±6.7dB y 68.1±2.4dB, ambiental y periauricular respectivamente. También se observaron fuentes de ruido contínuo producidas por uso constante de los nebulizadores, 69.8±1.0dB y 68.8±1.9dB, periauricular y ambiental respectivamente y cabe resaltar que se observaron fuentes de ruido provenientes de la interacción humana tanto formal como informal, en el primer caso dentro de la programación de cuidado en UCIN la entrega de turno del personal de enfermería produjo menos ruido en el punto periauricular (68.4±2.6dB) que en el ambiental (71.3±1.7dB) (p<=0.05) y la visita médica, 63.5±2.1dB y 66.3±2.5dB, periauricular y ambiental respectivamente, sin diferencia significativa en los niveles de ambos puntos de medición (p<=0.05). La fuente de interacción informal que produjo más ruido continuo y un mayor nivel de ruido periauricular (68.8±3.5dB) comparado con el ambiental (68.4±2.6dB) (p<=0.05) fue la conversación del personal de enfermería, que se observó en los tres días y en casi todos los turnos evaluados.


Tabla 3. Intensidad de ruido en decibeles en orden decreciente según fuente generadora en la UCIN de un hospital de referencia
Fuente de ruido 
  

Fuente de ruido

Periauricular (dB)

Media (DE)

(Rango)

Ambiental (dB)

Media (DE)

(Rango)

GL

F

p-valor

(día / turno /

punto de mensuración)

1.Choque de los biberones

75.9±11.4

(69.0-96.0)

68.8±0.3

(68.5-69.1)

 

 

 

2.Alarma de ventilador mecánico

75.2±9.6

(65.9-96.3)

68.5±2.8

(61.5-75.5)

 

 

11

26

26

11

26

26

26

 

 

241.140

7.354

150.203

284.587

15.636

7.153

13.976

 

 

*VVesPer

*VVeaAmb

**VNocAmb

*LMatAmb

**LVesPer

*LNocAmb

**DNocAmb

3.Alarma de cuna

75.0±5.5

(64.4-87.0)

69.3±3.5

(64.4-76.0)

 

 

20

 

 

374.900

 

 

*DMatAmb

4.Desplazamiento de cortina

72.7±2.4

(69.1-74.5)

69.5±8.7

(61.0-78.0)

 

 

 

5.Puerta lateral de cuna (movimiento)

72.6±4.7

(66.9-78.8)

69.1±3.5

(64.3-78.7)

 

 

 

6.Alarma de perfusor

71.4±3.9

(66.4-82.0)

67.1±3.0

(64.0-77.0)

 

 

13

14

 

 

13.802

452.071

 

 

*LVesPer

*DMatAmb

7.Teléfono de sala

70.2±4.3

(64.9-78.8)

68.8±2.0

(66.8-71.8)

 

 

10

10

10

10

 

 

15.131

42.816

14.566

7.221

 

 

**VMatPer

**VNocAmb

**LVesPer

*DMatPer

8.Cajones del carro rojo (apertura-cierre)

70.1±3.3

(67.7-72.4)

68.6±0.1

(68.5-68.7)

 

 

 

9.Nebulizador

69.8±1.0

(68.5-71.2)

68.8±1.9

(67.1-70.9)

 

 

 

10.Llanto de paciente

69.6±4.2

(64.9-78.0)

67.5±2.8

(65.2-72.0)

 

 

4

4

 

 

273.750

905.167

 

 

*VMatPer

*LNocPer

11.Caída de objetos al piso

69.0±3.0

(63.4-72.6)

71.3±7.6

(64.4-98.0)

 

 

14

16

 

 

42.997

273.691

 

 

*VVesPer

*DVesPer

12.Alarma monitor

68.9±6.6

(61.0-85.1)

66.7±1.9

(63.8-70.3)

 

 

 

13.Conversación de personal

68.8±3.5

(61.0-78.2)

68.4±2.6

(63.2-74.1)

 

 

30

25

25

30

30

30

25

25

 

 

4.299

709.171

89.879

3.279

3.646

3.007

66.872

21.086

 

 

*VMatPer

**VVesPer

*VNocAmb

*LMatAmb

*LNocPer

*DMatAmb

*DVesAmb

*DNocPer

14. Entrega turno de enfermería

68.4±2.6

(64.8-73.0)

71.3±1.7

(69.5-73.1)

 

 

10

10

 

 

 

246.483

313.046

 

 

*VVesPer

*LMatAmb

15.Colocación de objetos en control de enfermería

68.2±3.6

(63.7-71.9)

66.9±1.3

(65.6-68.2)

 

 

 

16.Colocación de objetos en cuna

68.0±0.8

(67.2-68.7)

72.5±1.0

(71.5-73.5)

 

 

 

17.Despachador de papel

68.0±2.4

(63.3-71.0)

69.8±5.0

(65.7-86.5)

 

 

13

 

 

256.036

 

 

*LMatAmb

18.Colocación de objetos en mesa Pasteur

67.8±2.3

(66.2-69.4)

69.0±4.8

(64.9-78.8)

 

 

6

6

 

 

262.125

719.458

 

 

*VNocAmb

*LNocPer

19.Arrastre de mesas

67.5±2.0

(64.9-71.0)

71.3±7.6

(64.4-98.0)

 

 

 

6

16

16

 

 

 

295.792

622.889

273.691

 

 

 

*VMatPer

*VVesPer

*DVesAmb

20.Toma de succión

66.6±2.5

(62.0-69.0)

66.0±2.7

(62.0-69.0)

 

 

7

7

 

 

287.857

616.873

 

 

*VMatPer

*LNocPer

21.Corriente de agua

66.1±2.7

(61.1-69.0)

66.2±1.6

(64.1-68.0)

 

 

 

22.Visita médica

63.5±2.1

(61.4-65.5)

66.3±2.5

(62.7-70.0)

 

 

 

           
L=Lunes, V=Viernes, D= Domingo. Mat= Matutino, Ves=Vespertino, Noc=Nocturno, Per=Periauricular, Amb=Ambiental.
dB=decibeles. GL=grados de libertad. F= análisis de varianza (ANOVA). Significancia *p<0.05; ** p<=0.001.


Discusión


La intensidad promedio de ruido diurno en la UCIN estudiada se encuentra por encima de los estándares recomendados por la AAP (45 dB), periauricular (64.2 dB) y ambiental (63.4 dB), así también los niveles nocturnos (35 dB), 63.7 y 63.4dB periauricular y ambiental respectivamente.(4) Los niveles de ruido elevados proceden de fuentes que generan ruido súbito transitorio cuyo rango oscila en el punto periauricular entre 68.1 a 70.9dB y el ruido continuo presenta magnitudes promedio 67.6dB periauriculares y 68.7dB ambientales que rebasan los límites de ruido de los estándares mexicanos, el ruido súbito no debe ser mayor a 60dB y el ruido continuo no debe superar los 45dB.(15) De forma similar los reportes de nivel de ruido en un hospital mexicano siempre excedieron las recomendaciones, dado que su nivel de ruido ambiental (30cm fuera de la incubadora) era 58.7dB y 60.9dB periauricular (dentro de incubadora cerrada a 30cm del pabellón auricular del neonato) como se observó en un servicio de neonatología en un hospital privado de la Ciudad de México,(16) tanto como en Brasil en la UN previamente a una intervención con la “hora quieta” presentó niveles alrededor de 70dB y que posteriormente a dicha intervención se logró reducir en 20dB,(10) de la misma forma se reportó en un estudio sobre el nivel de ruido realizado en Portugal en tres NICU, los hallazgos mostraron niveles entre 48.7 dB a 71.7 dB, magnitudes muy semejantes a los niveles del presente estudio.(11) Respecto a la variabilidad de niveles de ruido en los diferentes días y turnos evaluados se puede deducir que la sonoridad está dada por las actividades, tipo de paciente que requiera equipo de soporte vital de acuerdo a su estado de complejidad y número de personas en la UCIN de cada institución. De acuerdo a las áreas críticas de estudio dentro de UCIN, el sector V presentó menor intensidad de ruido que el resto, que, aunque también el tipo de pacientes era similar y estaba presente el equipo de soporte vital se menciona el hecho de que es un área con menor tránsito, favorecida por características como lavabos más alejados del paciente a 10 m de distancia aproximadamente, a diferencia de la distancia de 6 m del resto.

Los hallazgos en la mensuración de nivel de ruido ambiental y periauricular en neonatos del presente estudio muestran que en éste último caso excede al ambiental al menos con 0.1 a 2.0 dB, se podría deducir que la sonoridad cerca del pabellón auricular se percibe con mayor intensidad, y se agrega el hecho de que los equipos de asistencia se encuentran a la cabecera del paciente, monitores, neulizadores, toma de succión, entre otros, que al activarse las alarmas producen ruidos súbitos que elevan el nivel de ruido, su efecto dañino podría potenciar aún más los efectos de la comorbilidad y tratamientos del neonato. La exposición al ruido ≥60 dB se ha asociado con la potencialización del efecto de agentes ototóxicos como los aminoglucósidos que pueden dañar las células ciliadas del oído y por otro lado produce respuestas de los prematuros a ruidos elevados transitorios que afectan principalmente al sistema cardiovascular con aceleración, desaceleración o de modo bifásico desaceleración-aceleración de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, sin embargo, esta última no sobrepasa los rangos de normalidad. Los resultados de estudios sobre exposición a ruido en NICU no son concluyentes con respecto a modificación de frecuencia respiratoria o saturación de oxígeno. Con relación al estado de sueño que como se sabe es fundamental en el neurodesarrollo del neonato, se afecta por ruido y provoca estados de irritabilidad o llanto, se ha visto que establecer la hora quieta produce incremento de la duración del sueño en prematuros,(7,10) sin embargo, el niño regresa al estado previo de niveles de ruido y continúa afectando al neonato en la UCIN.(4) También se han reportado efectos del ruido como son estrés, dolor, alteraciones en la producción de hormona de crecimiento y específicamente en el prematuro efectos adversos somáticos, en el sueño, daño auditivo y trastornos del desarrollo emocional.(17,18)

En relación a las fuentes de ruido destacan los eventos mecánicos que producen mayor ruido y que por su naturaleza pueden evitarse o reducir la sonoridad, como el manejo de biberones, alarmas de varios tipos, movimiento de mobiliario o partes de éste, sonido de objetos por caída, colocación en una superficie o arrastre en el piso. A este respecto se debe procurar el mantenimiento o sustitución de mobiliario, equipo y enseres que haga posible la reducción del ruido tanto ambiental como perauricular.(4)

El ruido de nivel mas alto ocurrió en el turno matutino, de manera similar se reportó en la evaluación pre-intervención para la reducción del ruido en la UN en un hospital de Monterrey, México con 59.7±5.0, las actividades,(19) la interacción formal (entrega de turno de enfermería) tanto como informal del personal (conversación) contribuyen significativamente al nivel de ruido.
Como efecto del presente estudio, en los días de evaluación del nivel de ruido el personal del hospital modificó el volumen de voz, atendían enseguida las alarmas y apagaron la grabadora, los resultados evidencian aun así límites más altos que los permitidos. El personal de enfermería en la UCIN a pesar que se sensibilice para reducir el ruido proveniente de alarmas le representa un reto que es atender constantemente las alarmas sobretodo de control manual debido a que sus múltiples tareas no se lo permiten, por ello y de acuerdo a resultados de estudios, en UCIN podrían utilizarse alarmas automáticas basadas en la saturación del neonato (20) significa que se requiere una política institucional de reducción de ruido en el que se implique un programa permanente de reducción de estímulos sonoros en la UCIN y en donde participe el equipo de salud de manera integrada.

Merece mención el hecho de que en estudios se ha analizado también el impacto del ruido en el personal de enfermería que es el que permanece durante turnos completos en el cuidado directo del paciente en la UN, el personal atribuye al nivel de ruido como un factor significativo, la manifestación de signos y respuestas ante el ambiente de la UN sobretodo de la UCIN, como el síndrome de Burnout, cansancio, cefalea, y trastornos anímicos como la irritabilidad, estas condiciones que se hacen crónicas dependiendo de la cantidad de tiempo en la UCIN, condicionan una mayor cantidad de errores en el desempeño profesional y de accidentes. El personal posiblemente afronta este desgaste con mecanismos como el uso de música durante el turno y la charla informal lejos y cerca del paciente que a su vez elevan los niveles de ruido, a lo que se agrega que el nivel alto de ruido provoca que el personal eleve la voz para poder hacerse oir por el resto del equipo de salud de la UCIN, entonces los pacientes y el personal deben ser considerados en los programas de reducción de ruido. Por otra parte, estos estudios refieren como hallazgo importante que el personal de enfermería no se encuentra capacitado en las estrategias e intervenciones de reducción de ruido en la UN.(4,11)

Dentro de las limitantes de estudio se encuentra el no haber logrado determinar con especificidad la fuente aislada, solamente por la elevación súbita coincidente durante los registros en el proceso de mensuración. No obstante haber realizado una medición intencionada de ciertas fuentes de ruido en diferentes áreas, día y horario, el registro de los decibeles fue muy variable probablemente por el ruido de fondo existente y en la parte técnica no se contó con experto en procedimientos de mediciones acústicas.

Se recomienda que los factores de ruido que son prevenibles pueden reducirse, compete a la institución y al personal sanitario favorecer un ambiente seguro para la recuperación y desarrollo de los neonatos de riesgo, especialmente los prematuros, es importante contar con esta política hospitalaria y contar con un programa y campaña de sensibilización y capacitación para la reducción de ruido, así como dotar de equipo de soporte vital, factores organizativos y arquitectónicos de calidad. Incluir sonidos benéficos como las voces suaves y moduladas de los padres e incluso del personal a su cargo, dado que el reconocer sonidos de la voz humana favorece el desarrollo del lenguaje.(12,21) Se sugieren muestreos periódicos de los niveles de ruido y comparar si las acciones implementadas contribuyen a disminuirlo.
 

La conclusión de este estudio es que el ruido ambiental y periauricular en UCIN sobrepasan al doble y casi al triple de 45 dB en el día (59.06 a 77.73dB) y en el turno nocturno (60.8 a 73.5dB) con respecto a los 35 dB por la noche en los hospitales, como recomienda la Academia Americana de Pediatría. Tambien los niveles de ruido súbito (67.9 a 70.8dB) y de ruido contínuo (67.6 a 68.7dB) sobrepasan los criterios reguladores de los niveles de ruido en los hospitales de México al interior de la UCIN que no deben exceder los 60 dB de ruidos transitorios y los 45 decibeles de ruido ambiental continuo de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana (NOM-025-SSA3-2013) para la organización y funcionamiento de las unidades de cuidados intensivos. El nivel de ruido es mayor en el turno matutino en los días evaluados. Las fuentes de ruido son de origen mecánico (alarmas) y de la actividad humana, especialmente la conversación del personal y entrega de turno de enfermería.
 Es importante que se reconozca por el personal de la UN y en especial por el personal de enfermería, su participación en la producción de niveles altos de ruido en este ámbito dada su permanencia las 24 horas del día y pueda contribuir a mejorar el espacio acústico para el cuidado de una población altamente vulnerable como lo son los niños prematuros y además, contribuir a mejorar su propio ámbito de trabajo, pues se sabe que los ámbitos ruidosos producen estrés en el personal de enfermería y esta combinación se relaciona de forma inversa con el nivel de satisfacción laboral y el desgaste crónico. La participación debe ser a través de aplicación de estrategias y acciones fundamentadas en la capacitación continua.

Agradecimientos:  Proyecto Integral "Impulsar la Innovación Educativa y la Responsabilidad Social de la Facultad de Enfermería y Nutrición P/PROFEXCE 2020-24MSU0011E-10", para la publicación de resultados de investigación.




Referencias

1.    World Health Organization. New global estimates on preterm birth published. Geneva: WHO; 2018 [Cited 09 sept 2020]. Available from: https://www.who.int/reproductivehealth/global-estimates-preterm-birth/en/
2.    Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Características de los nacimientos registrados en México durante 2018. Comunicado de prensa Núm. 473/19, 30 de septiembre de 2019 [Cited 06 sept 2020]. Available from: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2019/EstSociodem/NacimientosRegistrados2019_09.pdf
3.    Esparza-Valencia DM, Toro-Ortíz JC, Hernández-Rodríguez HG, Herrera-Ortega O, De la Maza-Labastida S, Fernández-Lara JA. Tasa de nacimientos y sobrevivencia de neonatos con peso <1000g en un hospital de segundo nivel de San Luis Potosí, México. Ginecol. Obstet. Mex. 2016; 84(10):645-51.
4.    NHS South. Guideline for consideration of noise on the Neonatal Unit [Internet]. Thamos Valley & Wessex Operational Delivery Networks; 2019 [cited 09 sept 2020]. Available from: https://southodns.nhs.uk/wp-content/uploads/2019/12/Noise-Guideline-Dec-2019-Final.pdf
5.    Zimmerman E, Lahav A. Ototoxicity in preterm infants: effects of genetics, aminoglycosides and loud environmental noise. J. Perinatol. 2013; 33(1):3-8.
6.    Venegas-Andrade A, Tello-Valdés CA, Iglesias-Leboreiro J, Bernárdez-Zapata I, Cuevas-Rivas AP, Rodríguez-Santaolaya P, et al. Alteraciones auditivas en neonatos pretérmino a su egreso de una unidad de cuidados intensivos neonatales. Acta Pediatr. Mex. 2020; 41(1):1-10.
7.    Sinha KK, Kumar G. The effects of noise on neonates in the NICU. Indian Appl. Res. 2016; 6(11):47-9.
8.    Almadhoob A, Ohlsson A. Sound reduction management in the neonatal intensive care unit for preterm or very low birth weight infants. Cochrane Database of Syste. Rev. 2015; 1:CD010333.
9.    Mendoza-Sánchez RS, Roque-Sánchez RH, Moncada-González B. Nivel de Ruido en una institución hospitalaria de asistencia y docencia. Gac Med Mex. 1996; 132(2):127-33.
10.    Dos Santos BR, Orsi KCSC, Balieiro MMFG, Sato MH, Kakehashi TY, Pinheiro EM. Effect of quiet time to reduce noise at the neonatal intensive care unit. Esc. Anna Nery. 2015; 19(1):102-6.
11.    Santos J, Carvalhais C, Xavier A, Silva M V. Assessment and characterization of sound pressure levels in Portuguese neonatal intensive care units. Arch. Environ. Occup Health. 2018; 73(2):121-7.
12.    Parra J, de Suremain A, Berne F, Ego A, Debillon, T. Sound levels in a neonatal intensive care unit significantly exceeded recommendations, especially inside incubators. Acta Paediatrica. 2017; 106(12):1909–14.
13.    Norma Oficial Mexicana NOM-081-ECOL-1994. Que establece los límites máximos permisibles de emisión de ruido de las fuentes fijas y su método de medición. Available from: http://www.sma.df.gob.mx/tsai/archivos/pdf/12nom-081-ecol-1994.pdf
14.    American National Standard. Electroacustics-Sound Level Meters-Part 1: Specifications (a Nationally Adopted International Standard) [Internet]. ANSI; 2013 [cited 10 sept 2020]. Available from: https://webstore.ansi.org/standards/asa/ansiasas12014partiec616722013
15.    Diario Oficial de la Federación. Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA3-2013. Para la organización y funcionamiento de las unidades de cuidados intensivos. 17 de septiembre de 2013. Available from: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5314307&fecha=17/09/2013.
16.    Valdés-de la Torre GE, Lunab MM, Braverman-Bronsteinc A, Iglesias Leboreirod J, Bernárdez-Zapata I. Medición comparativa de la intensidad de ruido dentro y fuera de incubadoras cerradas. Perinatol. Reprod. Hum. 2018;32(2):65-9.
17.    Carvalhais C, Santos J, Vieira M, Xavier A. Is there sufficient training of health care staff on noise reduction in Neonatal Intensive Care Units? a Pilot study from Neonoise Project. J. Toxicol. Environ. Health A. 2015; 78(13-14):897-903.
18.    Smith SW, Ortmann AJ, Clark WW. Noise in the neonatal intensive care unit: a new approach to examining acoustic events. Noise Health. 2018; 20(95):121-30.
19.    Nieto-Sanjuanero A, Quero-Jiménez J, Cantú-Moreno D, Rodríguez-Balderrama I, Montes-Tapia F, Rubio-Pérez N et al. Evaluación de las estrategias enfocadas a disminuir el nivel de ruido en las diferentes áreas de atención neonatal en un hospital de tercer nivel. Gac. Med. Mex. 2015; 151:741-8.
20.    McClure C, Jang SY, Fairchild K. Alarms, oxygen saturations, and SpO2 averaging time in the NICU. J. Neonatal Perinatal Med. 2016; 9(4):357–62.
21.    Bertsch M, Reuter C, Czedik-Eysenberg I, Berger A, Olischar M, Bartha-Doering L, Giordano V. The “Sound of Silence” in a Neonatal Intensive Care Unit—Listening to Speech and Music Inside an Incubator. Front. Psychol. 2020: 11:1055.