Volver a los detalles del artículo Discurso pronunciado en Bogotá ante la estatua del General Santander, el 24 de julio de 1910 Descargar Descargar PDF