Viref Revista de Educación Física

Instituto Universitario de Educación Física y Deporte

ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

La resistencia anaeróbica y el desempeño físico en el hockey subacuático: diseño de un plan de entrenamiento de resistencia

Anaerobic endurance and physical performance in underwater hockey: Design a resistance training plan

Sebastián Lugo Márqueza, Samuel José Octavio Gaviria Alzateb

a. Físico Universidad de Antioquia, Colombia. Especialista y magister ingeniería Universidad EAFIT, Colombia. Especialista en educación física: entrenamiento deportivo Universidad de Antioquia, Colombia. Entrenador de hockey subacuático. Correspondencia: sebastian.lugo@udea.edu.co 1

b. Bioingeniero Universidad de Antioquia, Colombia. Magister en ingeniería deportiva Universidad Sheffield Hallam, Reino Unido. Docente Universidad San Buenaventura, Colombia. Entrenador de rugby subacuático. Correspondencia: samuel.gaviria@usbmed.edu.co

Resumen

Problema: el hockey subacuático es un deporte de cooperación y oposición que se ha popularizado crecientemente en Colombia y el mundo. Sin embargo, son muy pocas las investigaciones específicas realizadas sobre él. Objetivo: proponer un plan de entrenamiento usando el modelo de acumulación, transformación, realización (ATR) para mejorar la resistencia de hockistas de alto rendimiento. Procedimiento: para elaborar el plan de entrenamiento, se realizó una caracterización del deporte que incluye un estudio de los tiempos de las acciones efectivas en partidos de alto nivel, así como una revisión teórica de los conceptos de resistencia y de apnea. Resultado: se desarrolló una propuesta de plan de entrenamiento deportivo mediante la adaptación al hockey subacuático de los métodos de entrenamiento más utilizados. Conclusión: este trabajo puede ser referido como el único que propone un plan de entrenamiento de 31 semanas, orientado a deportistas de alto rendimiento, y que contribuye al mejoramiento del entrenamiento específico del hockey subacuático y su profesionalización técnica.

Palabras clave: hockey subacuático, resistencia, apnea, ATR, métodos de entrenamiento interválicos.

1Agradecimientos y dedicatoria: dedico este trabajo a todos los amigos que practican o practicaron hockey subacuático. Gracias a ellos he logrado crecer como deportista y entrenador de esta hermosa modalidad deportiva. Espero que este trabajo sirva a todos los entrenadores de este deporte que deseen hacerlo crecer, tal como ha sido siempre mi intención. En particular, quiero dedicarlo a la población del Cub Cardumen de actividades subacuáticas que han sentido plenamente este entrenamiento y con sus grandiosos resultados nacionales e internacionales me han ayudado a perfeccionar las cargas para que sean las adecuadas.

Agradezco a mi hermana, quien me lee y me corrige de manera incansable e implacable, queriendo siempre enseñarme a expresar mis ideas. A los compañeros de la vida, de trabajo y de aventuras, Andrés Felipe García Muñoz, Andrés Felipe Díaz Durango y Alexander Salazar Flores, de quienes he aprendido bastante y seguiré aprendiendo; y, por supuesto, a los y deportistas del Club Cardumen por creer en el trabajo que he realizado hasta ahora.

1

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

Abstract

Problem: underwater hockey is a sport of cooperation and opposition that has become increasingly popular in Colombia and the world. However, very little specific research has been done on it. Objective: the present work proposes a training plan using the accumulation, transformation, realization (ATR) model to improve the resistance of high-performance hockers. Procedure: for this training plan, a characterization of the sport was carried out, which includes a study of the times of effective actions in high-level matches, as well as a theoretical review of the concepts of resistance and apnea. Results: a proposed sports training plan was developed by adapting the most used training methods to underwater hockey. Conclusion: this work can be referred to as the only one that proposes a 31-week training plan, aimed at high-performance athletes, and that contributes to the improvement of the specific training of underwater hockey and to its technical professionalization.

Keywords: Underwater hockey, endurance, apnea, ATR, interval training methods.

Contenido

1.

Hockey subacuático, orígenes y actualidad. Fines del siglo XX - principios del siglo XXI

3

1.1

Generalidades

3

1.2

Historia

8

1.3

Antecedentes investigativos

11

2.

Resistencia

13

2.1

Conceptualización

13

2.2

Tipos de resistencia

13

3. La apnea como capacidad condicional

16

4.

Métodos para entrenar la resistencia

20

4.1 Método continuo

20

4.2 Métodos fraccionados

21

5.

El hockey subacuático de alto rendimiento

23

5.1

Primera aproximación a la caracterización del hockey subacuático

24

6.

ATR (acumulación, transformación, realización)

27

7. Propuesta para los métodos de entrenamiento de la resistencia en hockey subacuático

28

7.1 Entrenamiento anaeróbico en agua

30

7.2

Entrenamiento anaeróbico en tierra

34

8.

Plan de entrenamiento para la resistencia en hockey subacuático

37

9.

Conclusiones, discusión y recomendaciones

42

Anexo 1. Proporción entre los esfuerzos en agua y los esfuerzos en tierra

44

Anexo 2. Detalles de los partidos Turquía vs. Australia y Turquía vs. Francia

48

Referencias

52

2

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

La resistencia anaeróbica y el desempeño físico en el hockey subacuático. Diseño de un plan de entrenamiento de resistencia2

1. Hockey subacuático, orígenes y actualidad. Fines del siglo XX - principios del siglo XXI

1.1 Generalidades

El hockey subacuático3 (UWH, de sus siglas en inglés Underwater Hockey) es un deporte que se juega en equipo y se puede catalogar entre los juegos deportivos (Platonov & Bulatova, 2015) de cooperación-oposición y de invasión (Hernández, 2006; Méndez, 1998). Al igual que todas las diferentes variantes del hockey, el hockey subacuático tiene como finalidad anotar gol en la portería contraria, desplazando un disco de plomo y caucho por el fondo de una piscina con un stick (procede de la palabra inglesa que significa bastón).

El hockey subacuático se juega con careta o máscara, snorkel, stick, guante en la mano —con protección de silicona con la que se manipula el stick—, aletas, un gorro con protección en las orejas —como los que se usan en waterpolo— y un disco o pastilla de alrededor de 1,5 kg, con interior de plomo recubierto de plástico o caucho (Figura 1). En los torneos reglamentarios se presentan equipos de 12 deportistas, de los cuales solo 10 juegan por partido y 2 descansan como suplentes; durante el partido, 6 son jugadores activos y los 4 restantes están en una zona designada como zona de relevos. Los cambios en UWH se realizan sin solicitar autorización, solo se debe ingresar completamente a la zona designada. Cuando un jugador ingresa a la zona de relevos, otro jugador cualquiera lo puede sustituir inmediatamente, así como los relevos del hockey en hielo, que no existen limitaciones en los cambios.

2Este trabajo es la monografía para optar al título de especialista en educación física: entrenamiento deportivo en la Universidad de Antioquia, Medellín-Colombia, en 2017, asesorado por el profesor Samuel José Octavio Gaviria Alzate.

3Debido a que el hockey subacuático no es olímpico ni tradicional, las investigaciones publicadas son muy dispersas y escasas. No obstante, para esta monografía se consultó la mayor cantidad posible sobre el tema.

3

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

Figura 1. Implementos básicos para jugar hockey subacuático. ❶ Gorro de cocas, ❷ snorkel, ❸ careta o máscara, ❹ guante de silicona, ❺ sticks, ❻ aletas.

Una de las particularidades y principales dificultades de este deporte es que se desarrolla en el fondo de una piscina; por tanto, los deportistas se someten a rupturas respiratorias voluntarias que se denominan apneas (Fernández, 2015, p.17); debido a esto, los esfuerzos más importantes se realizan en apnea. Esta particularidad hace que las intervenciones de los deportistas sean muy cortas y de mucho esfuerzo; regular el aire individual y coordinar cuál de los deportistas se sumerge dependiendo de en donde esté ubicado el disco es parte fundamental del hockey subacuático.

Este deporte se desarrolla en dos tiempos de 15 minutos, adicionalmente, el entrenador o el capitán puede solicitar un minuto de tiempo fuera que puede pedir en cada mitad del juego, y entre cada bloque de 15 minutos se cuenta con 3 minutos de descanso. El tiempo total de juego puede extenderse en el caso de que partidos decisivos se empaten, en dicho caso, se juegan 2 tiempos adicionales de 5 minutos, sin tiempos fuera y con un tiempo de descanso de un minuto entre cada uno de los periodos de 5 minutos. Si a pesar de esto el partido sigue empatado, se comienza una fase denominada gol de oro o muerte súbita, en la que se juega hasta que alguno de los dos equipos haga gol.

El UWH se practica en piscinas de 25 x 15 m con una profundidad que oscila entre dos y cuatro metros, siendo lo más común jugar campeonatos oficiales en piscinas de dos metros de profundidad. De la profundidad de las piscinas depende la velocidad del juego debido a la cantidad de deportistas que pueden descender y permanecer en el fondo. La profundidad de las piscinas es uno de los factores diferenciales del hockey subacuático, ya que hace que

4

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

el juego sea tridimensional, y esto lo convierte en uno de los pocos deportes en el que las tres dimensiones espaciales están presentes en todo momento.

La cancha de hockey subacuático esta demarcada con dos semicírculos concéntricos en cada extremo, uno de tres metros y otro de seis metros. La portería de hockey, que mide tres metros de largo por 0.3 de ancho y 0.18 de alto, está en todo el centro de estos semicírculos. En la cancha también está demarcado el centro, puesto que es el punto en donde se ubica la pastilla para iniciar el juego. Se señaliza además un rectángulo de 15 x 11 m en el que se ubica la pastilla para cobrar los faltas (Figura 2) (CMAS, 2017).

Figura 2. Demarcación de la cancha de hockey subacuático.

Aunque en campeonatos nacionales pueden ser mínimo cuatro, en los torneos internacionales los jueces oficiales son seis. De los cuales tres están en el agua dispuestos en un triángulo que contiene la jugada y son los encargados de identificar las faltas, para anunciarlas a un juez de superficie. Dicho juez activa un dispositivo electrónico subacuático que hace las veces de silbato. El juez de superficie, además de pitar, tiene la responsabilidad de tomar la decisión final en caso de que los jueces de agua no lleguen a un acuerdo sobre qué equipo cometió la falta. Los dos jueces que restan son los encargados de controlar y registrar el tiempo total del encuentro y de llenar una ficha o planilla por cada partido, documento legal que avala el resultado final del juego y que debe ser firmado tanto por los

5

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

jueces, como por los capitanes de cada equipo. Esta ficha, como en todos los deportes, contiene los goles, las faltas y los minutos de penalización para expulsados.

Las penalizaciones en hockey subacuático son múltiples y todas tienen como objetivo proteger al jugador, principalmente se busaca que no se presenten agarres entre jugadores, que no se realicen obstrucciones, el uso indebido del stick y que la pastilla solo sea tocada con este. Cuando un equipo es penalizado, los jueces delimitan la cancha con una línea imaginaria que no puede ser cruzada por los deportistas del equipo sancionado. Por el contrario, al equipo que le otorgaron la ventaja puede ubicarse en cualquier zona de la piscina para llevar a cabo su estrategia. El disco está ubicado dentro del rectángulo central y cuando suena el pito electrónico los jugadores con ventaja tienen cinco segundos para empezar la jugada. La línea imaginaria que demarcan los jueces debe ser respetada hasta que el equipo que empieza con ventaja toque la pastilla, momento en el cual el juego se reinicia de manera normal (Figura 3).

Figura 3. Esquema representativo para la línea imaginaria de los jueces y una posible organización de los deportistas de los equipos en la cancha. Las líneas grises representan la cancha mostrada en la

Figura 2.

Las formaciones de los jugadores en hockey subacuático son muy diversas, en términos generales se tiene delanteros, medios, centrales y defensas, los cuales se organizan dependiendo de la formación de cada equipo. Nombrando las posiciones y organización de atrás hacia adelante, desde los defensas hacia los delanteros, las formaciones más comunes son 3-3, 1-3-2, 1-1-2-2, 1-1-3-1, 1-2-3. Una particularidad del UWH es que no cuenta con arqueros, ya que el gol desde largas distancias es imposible, esto es debido a que el disco solo avanza aproximadamente 2 ± 0.5 m en suspensión y 3 ± 0.8 m en el lanzamiento

6

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

completo e incluyendo la fase de deslizamiento del disco en el piso, por tanto, todos los deportistas se encargan de la defensa y del ataque.4

Dependiendo de la formación con la que un equipo decida jugar, tendrá un número determinado de delanteros, medios, centrales y defensas. En general, cuando se habla de las posiciones de los deportistas no se hace referencia a la ubicación de los deportistas por zonas de la cancha, la forma en la que se organizan es siempre con respecto a la pastilla. Si se traza una línea imaginaria que pase por la pastilla y divida la cancha, los delanteros siempre deben estar del lado del equipo contrario, los medios y los defensas deben estar del lado del equipo al que pertenecen, y la posición de los centrales depende de si son delanteros-centrales o son medios-centrales. Técnicamente, también se utilizan las descripciones de las posiciones de los deportistas tomando como punto de referencia los defensas, o a los centrales, y la ubicación de los demás a la derecha o a la izquierda de estos (Figura 4).

Figura 4. Representación de la ubicación de los delanteros, medios, centrales y defensas, con respecto a la pastilla en dos posibles formaciones del equipo.

Antes de iniciar el partido, ambos equipos están ubicados en la superficie de la piscina y sujetos con una sola mano a la pared, sobre las porterías (Figura 5). Con la cabeza dentro del agua y respirando por el snorkel, los deportistas están preparados para escuchar el sonido del pito electrónico subacuático que marca el inicio del juego. Al escuchar el silbato, ambos equipos deben nadar y sumergirse lo más rápido posible para acceder a la pastilla que está ubicada en el punto central, y lograr así concretar el objetivo principal del juego que es ganar haciendo goles en la portería del equipo contrario.

4La longitud de los pases fue medida en los videos analizados con el programa Kinovea, eligiendo los pases que mejor se podían apreciar, teniendo como referencia las medidas conocidas de la piscina. No se encontraron estadísticas oficiales e investigaciones en donde se reporten las longitudes máximas del pase en el UWH.

7

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

Figura 5. Imagen de la final del Mundial de Hockey Subacuático Sub23 Turquía vs. Francia en Hobart, Australia en 2017. Fuente: Underwater Hockey Australia, 2017.

1.2 Historia

El hockey subacuático es un deporte que nació en 1954 en Inglaterra. Buzos ingleses liderados por Alan Black fueron los pioneros en reglamentar por primera vez este deporte. Todo empezó por una gran fascinación por estar debajo del agua y por la contrariedad que ellos en el momento tenían: largas temporadas del año con muy bajas temperaturas del océano y trajes para bucear no adecuados para el frío, de modo que solo podían bucear en verano. Por tanto, inventaron un juego que pudieran hacer en una piscina y para mejorar sus condiciones acuáticas y estar mejor preparados en el verano (Black, 2008).

Alan Black pertenecía a la marina británica y al club de buceo Southsea Sub-Aqua, lugares perfectos para iniciar con el hockey subacuático. Debido a que eran equipos de ocho y el objetivo era empujar (Push) un disco, inicialmente al UWH le asignaron el nombre de Octopush. La fascinación de este grupo de personas por el mar también hizo que asociaran la palabra Octopush a los moluscos cefalópodos. Luego, a finales de 1954, fue presentado a la marina británica y empezó a practicarse por los grupos de cadetes para mejorar sus capacidades acuáticas (Cedeño, 2009; Cifuentes, 2013).

Después de la creación del Octopush, hubo bastantes dificultades por el uso de equipos de buceo en las piscinas, debido a que los implementos utilizados eran fabricados con materiales como vidrio, plomo y cobre. Además de los materiales utilizados en la época, había otro problema adicional, los administradores de los complejos acuáticos, por su falta de experiencia, no estaban acostumbrados a los deportes en apnea, por lo que se consideraba muy peligrosa su práctica.

8

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

Los pioneros en Octopush, para sortear estas dificultades, modificaron el reglamento con el fin de brindar mayor seguridad y tranquilidad a los jugadores. Un ejemplo de esto fue que prohibieron agarrar al contrincante, solo se puede acceder al disco con el stick, dicha normativa del juego todavía permanece como una de las reglas fundamentales del hockey subacuático.

Otra regla que impusieron en el momento fue no utilizar snorkel, ya que estos eran construidos con cobre y eran muy rígidos, tanto que un golpe podía quebrar los vidrios de las máscaras. Con la incursión de los snorkels de plástico, en la actualidad es permitido su uso para la competencia; sin embargo, los jueces tienen la obligación de revisar los tubos antes de empezar cada partido, y no se permite jugar con tubos demasiado rígidos (Black, 2008).

El hockey en Colombia comenzó en la década de los 80 del siglo XX, en la ciudad de Santiago de Cali, en el departamento del Valle. Este importante brote del hockey empezó allí debido a que la Federación Colombiana de Actividades Subacuáticas (FEDECAS) estaba radicada en dicha ciudad. Algunos de los deportistas y dirigentes de esta federación conocieron el deporte en los viajes internacionales que se hicieron, para practicar otras de las modalidades de actividades subacuáticas. Luego de Cali, el hockey continuó creciendo y se extendió a Medellín y Bogotá. Actualmente son únicamente estas tres ciudades colombianas en donde el UWH se practica (Cifuentes, 2013).

En el ámbito internacional, el hockey subacuático es regulado por la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS5), institución creada en 1958, que contó con Jacques- Yves Cousteau de Mónaco como primer presidente. Actualmente, está conformada por más de 100 federaciones nacionales. En Colombia, la Federación Colombiana de Actividades Subacuática fue fundada en la década de los 60 del siglo XX en la ciudad de Cali, y está conformada por más de 10 ligas regionales.

Los torneos reglamentados con los que el hockey subacuático cuenta en la actualidad son: mundiales, eurocopas y nacionales. Los mundiales se juegan separados hombres y mujeres en las categorías Sub19, Sub23, Élite y Máster. Hasta la fecha se han realizado 19 campeonatos mundiales Élite y Máster, y cuatro juveniles (Sub19 y Sub23). Los mundiales se realizan cada dos años, en los años pares, Élite y Máster, mientras que en los impares los juveniles. Las eurocopas se realizan anualmente en las categorías élite femenina y masculina, y hasta la fecha se han celebrado 14.

Los torneos nacionales dependen de la organización de cada federación. Por ejemplo, en Colombia los torneos nacionales son tres al año, en las categorías élite masculina y élite femenina. Desde el 2017, se iniciaron los campeonatos nacionales en las categorías juveniles

5Del francés, Confédération mondiale des activités subaquatiques.

9

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

y los festivales en las categorías infantiles.6 En cuanto a los torneos en el ámbito internacional que están surgiendo, y que están en proceso de institucionalización son: la Copa América, realizada solamente en dos ocasiones en Colombia y en Estados Unidos; y el torneo Hemisferio Sur que se realiza entre Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda.

Tabla 1. Lista de mundiales realizados hasta 2017, con las respectivas ciudades y países.

Campeonatos

Año

Ciudad, país

19

2016

Stellenbosch, Sudáfrica

18

2013

Eger, Hungría

17

2011

Coímbra, Portugal

16

2009

Kranj, Eslovenia

15

2007

Bari, Italia

14

2006

Sheffield, Gran Bretaña

13

2004

Christchurch, Nueva Zelanda

12

2002

Calagary, Canadá

11

2000

Hobart, Australia

10

1998

San José, CA, Estados Unidos de América

91996 Durban, Sudáfrica

81994 Francia

7

1992

Wellington, Nueva Zelanda

6

1990

Montreal, Canadá

5

1988

Amersfoort, Holanda

4

1986

Adelaide, Australia

3

1984

Chicago, Estados Unidos de América

2

1982

Brisbane, Australia

1

1980

Vancouver, Canadá

Fuente: CMAS, 2017.

6Por iniciativa de los clubes colombianos, desde 2017 se vienen incentivando los festivales infantiles, en los cuales, además de fomentar la subacuaticidad, se promueven valores diferentes al de la competencia y se incentiva a los participantes a desarrollar habilidades como trabajo en equipo, solidaridad, compañerismo y hábitos de vida saludable.

10

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

Tabla 2. Lista de mundiales juveniles realizados hasta 2017, con las respectivas ciudades y países.

Campeonatos Mundiales

Año

Ciudad, país

4

2017

Hobart, Australia

3

2015

Castello de la Plana, España

2

2013

Eger, Hungría

1

2011

Dordretch, Holanda

Fuente: CMAS, 2017.

Aunque actualmente han disminuido los clubes nacionales, el hockey subacuático colombiano está en permanente crecimiento y ha logrado éxitos internacionales significativos, posicionándose entre los cinco mejores países del mundo. No obstante, la investigación teórica y experimental, tanto nacional como mundial, es escasa y no accesible.

Este trabajo pretende mostrar, cómo a partir del entendimiento teórico de la resistencia se puede proponer un plan de entrenamiento para el hockey subacuático, enfocado en esta capacidad condicional. Para lograrlo, se hizo una revisión de varias definiciones del concepto de resistencia y de los métodos más utilizados para su entrenamiento; se propuso la apnea como capacidad condicional, para complementar la caracterización del UWH y, finalmente, se describió el modelo de planificación por ATR, siendo este el adecuado para la periodización del calendario competitivo actual del deporte.

A partir del estudio de los tiempos en el que se dan las acciones efectivas y los esfuerzos de alta intensidad en dos partidos de alto nivel, se adaptaron los métodos de entrenamiento de la resistencia y se periodizaron para el primer semestre de un año con Mundial en julio. Con este plan de entrenamiento se pretende aportar al entrenamiento específico de la resistencia para el hockey subacuático y al mejoramiento del desempeño de este deporte en el país.

1.3 Antecedentes investigativos

Las referencias académicas sobre este deporte son escasas. Para el desarrollo de este trabajo se llevó a cabo una revisión bibliográfica en las principales bases de datos científicas. Debido a la escasez de investigaciones publicadas en revistas indexadas que den cuenta de conocimiento científico específico sobre el hockey subacuático, se decidió presentar esta revisión, en la cual se describen brevemente las publicaciones encontradas.

El primer grupo de publicaciones que se encontró en la revisión bibliográfica fueron aquellas referentes a investigaciones sobre el efecto fisiológico de la apnea en jugadores de hockey subacuático. Aunque de manera muy esporádica, estas investigaciones se realizan desde

11

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

1987, año en el que Davis et al. midieron la respuesta ventilatoria del dióxido de carbono y los tiempos de apnea de 34 jugadores de hockey subacuático y la compararon con un grupo de 28 buzos (1987). Al año siguiente, Coetsee & Terblanche (1988) hallaron similar concentración de lactato en sangre entre los sujetos entrenados y no entrenados, pero se observaron diferencias significativas en la presión parcial de dióxido de carbono (PCO2) y en el pH de la sangre capilar arterial. En un estudio posterior, Lemaître et al. (2007) evidenciaron que, al hacer apneas, los deportistas presentan un estado de bradicardia significativo, lo cual se ha comprobado influye en el ahorro de energía y la disminución de la presión arterial.

Otro estudios, también de carácter fisiológico, buscan determinar los riesgos de practicar actividades subacuáticas. En 2014, Aversa y Lapinsky reportaron un caso de hemoptisis en un hockista de 34 años, destacando los mecanismos fisiológicos del fallo del estrés capilar pulmonar en el deportista altamente entrenado. De otro lado, en un estudio auspiciado por la Federación Francesa de Deportes Submarinos (FFESSM) en 2009 se recomienda estar atentos, seguir las recomendaciones y tener las precauciones necesarias para la práctica de actividades subacuáticas de pacientes con trastornos de la conducción o de la frecuencia cardiaca (Brouant et al., 2009). También encontramos una revisión de Dujic y Breskovic (2012) centrada en los avances recientes sobre posibles cambios fisiológicos y riesgos potenciales asociados con la apnea, que realizaron en PubMed con las palabras claves breath-hold diving.

El segundo grupo de publicaciones identificadas tiene una función divulgativa y descriptiva, más que investigativa. No obstante, se hace referencia a ellas en este trabajo debido a que, habiendo muy pocas publicaciones al respecto, estas posiblemente son las más consultadas y fomentan de manera característica la práctica del hockey subacuático. Collopy (1998) hizo una descripción general del deporte, fomentando su implementación en Estados Unidos. A medida que se fue popularizando el deporte, este tipo de artículos han sido cada vez más frecuentes en los países en donde este deporte se practica, entre los que encontramos en trabajo de Consevoy (2000).

En Colombia vale la pena destacar el texto de la publicación de Escobar, hockista colombiano quien en 2006 publicó el primer libro en el país sobre hockey subacuático. De manera muy general, el libro propone un acercamiento a las medidas antropométricas de los hockistas, a la técnica y a la táctica del deporte (Escobar, 2006).

En algunos estudios sólo se hace una alusión general al deporte, como en la tesis de Khatri (2009) en la ciudad de Bamako (Malí), en la cual se menciona el hockey subacuático entre los deportes náuticos y colectivos en la clasificación médica de los deportes en Malí-África. En Colombia, Cifuentes, en 2013, se realizó un trabajo de grado de licenciatura en Educación Física y Deportes, centrado en la historia del hockey subacuático, con énfasis en la historia del deporte en Colombia. El único estudio sobre hockey subacuático que se encontró fue el trabajo Buitrago (2013), en el que se diseña e implementa un plan de intervención deportiva

12

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

con el fin de mejorar en jóvenes deportistas su manejo corporal y sus habilidades técnicas para hockey subacuático.

2. Resistencia

2.1 Conceptualización

Según Weineck, la resistencia es «la capacidad del deportista para soportar la fatiga psicofísica» (2005, p.131). Como lo expresan Platonov y Bulatova, “el término resistencia se acostumbra interpretar como la capacidad de realizar eficazmente el ejercicio superando la fatiga creciente” (2015, p.163), entendiendo como fatiga la disminución del rendimiento físico y psicológico en el tiempo (Navarro, 1998, p.22). Navarro complementa la definición de resistencia utilizando el concepto de recuperación, considerando “la resistencia como la capacidad para soportar la fatiga frente a esfuerzos prolongados y/o para recuperarse más rápidamente después de los esfuerzos”. La recuperación, la explican García et al. como el proceso en el que el cuerpo humano, específicamente las células, se reequilibran y regeneran luego de las modificaciones sufridas por la realización de una actividad física intensa (1996, p.53).

La resistencia, desde una visión bioquímica, es el tiempo en el que las reservas energéticas del cuerpo se agotan a medida que realizamos la actividad física (Menshikov & Volkov, 1990). Por tanto, la relación que Menshikov y Volkov proponen para entender este concepto es:

𝑅𝑒𝑠𝑖𝑠𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 =

𝑅𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑠 𝑑𝑒 𝑒𝑛𝑒𝑟𝑔í𝑎 (𝐽)

𝑉𝑒𝑙𝑜𝑐𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑛𝑠𝑢𝑚𝑜 𝑑𝑒 𝑒𝑛𝑒𝑟𝑔í𝑎 (𝐽/𝑚𝑖𝑛)

2.2 Tipos de resistencia

Fernando Navarro, haciendo una adaptación de la estructura de la resistencia que aparece en el libro de Entrenamiento de la resistencia de Fritz Zintl, clasifica la resistencia según sea el criterio de observación de la siguiente manera: resistencia general y local, relacionando la resistencia con la musculatura implicada; resistencia de base y específica, haciendo alusión a la modalidad deportiva; resistencia aeróbica y anaeróbica, observando la fuente energética que se usa; resistencia estática y dinámica, entendiendo cómo trabaja la musculatura esquelética, y, por último, la resistencia de corto, medio y largo plazo, considerando solamente la duración del esfuerzo y según la intervención de otras capacidades condicionales, como la fuerza y la velocidad (Navarro, 1998, p.49; Zintl, 1991, p.32). A continuación, describiremos separadamente cada uno de estos tipos de resistencia.

13

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

2.1.1. Resistencia general y local

Este tipo de clasificación, según Zintl, se debe a la cantidad de músculos involucrados en el ejercicio realizado, cuando más de un sexto de los músculos del cuerpo son utilizados se denomina resistencia general. Con dicha participación de músculos el sistema cardiopulmonar empieza a ser relevante para el rendimiento muscular. Por otro lado, se llama resistencia local cuando se usa menos de un sexto de la musculatura corporal para realizar un ejercicio, en estos casos el sistema cardiopulmonar ya no tiene tanta relevancia y se puede plantear la resistencia como el rendimiento muscular de una extremidad. Zintl precisa que mejorar la resistencia local tiene implicaciones en el mejoramiento de la resistencia general, así como que la resistencia local es la que mejores adaptaciones tiene con el entrenamiento (Zintl, 1991, p.32).

2.1.2 Resistencia de base y específica

Esta clasificación depende de la especificidad de la modalidad deportiva. Se considera resistencia de base aquella que implica grandes grupos musculares, y se adquiere por medio de ejercicios no específicos del deporte que se practica. Como ejemplo en deportes de cooperación-oposición, se refiere a ejercicios que duran más tiempo de lo que dura un partido oficial de dichos deportes. Por su parte, la resistencia específica se relaciona de manera cercana con la modalidad deportiva que se practica, y al desarrollar este tipo de resistencia se llega a cargas de competición, punto en el cual la resistencia específica se denomina resistencia competitiva (Navarro, 1998, p.51).

2.1.3. Resistencia aeróbica y anaeróbica

En esta clasificación se tienen en cuenta los sistemas energéticos del cuerpo que garantizan el movimiento de los diferentes grupos musculares involucrados en el ejercicio. Hay básicamente tres formas en las que las células musculares producen energía: la resíntesis de adenosín trifosfato (ATP) a partir de la fosfocreatina (PCr); la glucólisis anaeróbica, que se basa en la conversión de glucosa muscular en lactato, y, la tercera, a partir de la fosforilación oxidativa. El primero y el segundo de estos procesos son anaeróbicos y el tercero es aeróbico (López & Fernández, 2006, p.185). Esta producción de energía se da en el cuerpo por diferentes estímulos del ejercicio, ya que, dependiendo de la intensidad el organismo, deberá reponer más rápida o más lentamente la energía consumida. Los procesos anaeróbicos son más cortos, permiten hacer movimientos más rápidos y de mayor intensidad, por lo que las células deben metabolizar rápidamente. Mientras que el proceso anaeróbico tiene mayores reservas, pero el proceso de restitución energético es más lento, por tanto, se pueden efectuar movimientos más lentos, aunque de mayor duración (Navarro, 1998, p.29). No obstante, estos procesos celulares estén bien identificados en el interior de la célula, cuando se realiza cualquier tipo de ejercicio siempre hay una combinación de todos prevaleciendo el que más se ajusta a los tiempos de restitución energética.

14

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

2.1.4. Resistencia de corto, medio y largo plazo

La clasificación por intervalos temporales está íntimamente relacionada con la clasificación de producción energética de las células musculares, ya que estos procesos requieren cierto tiempo para realizarse. Por tanto, dependiendo de la duración temporal del ejercicio que se realiza a máxima intensidad, se utilizan unas u otras vías metabólicas. Zintl clasifica en seis estados la resistencia a partir de la duración del esfuerzo: 1) resistencia anaeróbica de duración corta (10 a 20 s); 2) resistencia anaeróbica de duración media (20 a 60 s); 3) resistencia anaeróbica de duración larga (60 a 120 s); 4) resistencia aeróbica de duración corta (3 a 10 min); 5) resistencia aeróbica de duración media (10 a 30 min); y 6) resistencia aeróbica de duración larga (más de 30 min) (Zintl, 1991, p.35).

Navarro, basado en Zintl, también habla de esta clasificación temporal de la resistencia, si bien solo la clasifica en tres estados: resistencia de duración corta (RDC) en tiempos entre 35 y 120 s; resistencia de duración media (RDM) en tiempos de 2 a 10 min; y resistencia de duración larga (RDL), la cual divide en cuatro: RDL I de 10 a 35 min, RDL II de 35 a 90 min, RDL III de 90 min a 6 h y RDL IV de más de 6 h (Navarro, 1998, p.55). Zintl explica que esta clasificación excluye la resistencia de duraciones más cortas, en donde la vía anaeróbica aláctica es primordial. Esta última resistencia mencionada se le llama resistencia de sprint, en la cual el tiempo de acción durante los ejercicios es menor a 35 s. En relación con las vías energéticas utilizadas, RDC es principalmente anaeróbica, la RDM es mixta (anaeróbica y aeróbica) y la RDL es primordialmente aeróbica.

2.1.5 Resistencia estática y dinámica

En esta clasificación se tiene en cuenta si hay movimiento o no. Si el ejercicio es isométrico, es decir, el que no implica desplazamiento, aunque sí hay aplicación de fuerza, se dice que el ejercicio es de resistencia estática; si hay movimiento en la realización de los ejercicios, entonces, el ejercicio es de resistencia dinámica. Cuando se realizan ejercicios de resistencia estática, el cuerpo puede usar vías aeróbicas o vías anaeróbicas para mantener la fuerza realizada. Si la fuerza realizada por un grupo muscular es menor al 15 % de la fuerza máxima estática, dicho grupo muscular usará vías aeróbicas, y si la fuerza es mayor al 50 % de la fuerza máxima estática usará vías anaeróbicas.

La resistencia dinámica abarca todas las clasificaciones de resistencia descritas hasta ahora, aunque esta se explica primordialmente en función de la fuerza realizada en los ejercicios. Si la fuerza dinámica aplicada es menor al 30 % de la fuerza máxima, entonces la vía utilizada es aeróbica, y si la fuerza aplicada es mayor al 70 % de la máxima fuerza, la fuente energética utilizada es anaeróbica. Los porcentajes intermedios en la aplicación de la fuerza, sea estática o dinámica, usaran vías energéticas mixtas con prevalencia aeróbica si se acercan al límite inferior, y con prevalencia anaeróbica si se acercan a la fuerza máxima (Zintl, 1991, p.36).

15

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

2.1.6 Resistencia a la fuerza y a la velocidad

Fuerza, velocidad y resistencia son capacidades condicionales e indispensables para el óptimo desarrollo deportivo, y nunca se presentan por separado. Dependiendo del deporte practicado se adquiere más de una o de otra. En muchos deportes, especialmente en los deportes de cooperación-oposición, la óptima combinación y desarrollo de estas capacidades genera el adecuado estado de forma para cada deportista dentro de un equipo.

Al mezclar dos de estas capacidades se obtienen diferentes resultados importantes para la ejecución de los movimientos. Por ejemplo, la combinación de fuerza y resistencia crea la capacidad de realizar movimientos con una oposición dada (fuerza) durante tiempos prolongados; la combinación de resistencia y velocidad permite mantener la máxima o submáxima velocidad del movimiento por más tiempo. Para entender la relación entre velocidad y fuerza es preciso hablar de potencia, la cual ha sido definida como la ejecución de movimientos fuertes en el mínimo tiempo posible (Bompa, 2006, p.12). Todas estas combinaciones permiten enmarcar los deportes en un triángulo equilátero en donde las aristas son la fuerza, la velocidad y la resistencia, y dependiendo de cómo se desarrolle el deporte, este estará más cerca de una arista que de otra (Figura 6).

Figura 6. Relación entre las capacidades condicionales resistencia, fuerza y velocidad. Zona 1: resistencia de fuerza, zona

2:resistencia de velocidad, zona 3: velocidad resistencia, zona 4: velocidad fuerza, zona 5: fuerza velocidad, zona 6: fuerza resistencia, zona 7: resistencia de fuerza velocidad. Fuente: adaptado de Navarro, 1998, p.59.

3. La apnea como capacidad condicional

La apnea se define como la ruptura momentánea y voluntaria de la respiración (Fernández, 2015, p.17). Esta ruptura puede durar unos cuantos segundos o varios minutos, como lo logró Stéfane Mifsund en su récord mundial de 11 minutos 35 segundos, en apnea estática7 (AIDA, 2017).

7El récord mundial de Stéfane Mifsund fue avalado por AIDA (de la sigla en inglés de International Association for the Development of Apnea).

16

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

La apnea como deporte se clasifica en estática y dinámica. La apnea estática consiste en estar sin respirar la mayor cantidad de tiempo posible, flotando en la superficie del agua con la nariz y la boca sumergidos o de pie en el fondo de una piscina de más de tres metros de profundidad. La apnea dinámica consiste en recorrer la mayor cantidad de distancia aguantando la respiración, esta modalidad se divide en siete disciplinas diferentes, dos que se practican en piscinas y cinco en el mar, ya que en estas últimas lo que se mide es la profundidad alcanzada (AIDA, 2017).

Desde el punto de vista fisiológico, cuando se genera la ruptura momentánea de la respiración en prácticas de baja intensidad, se presenta bradicardia y vasoconstricción periférica en los primeros segundos de anoxia, seguido de una estabilización de la frecuencia cardiaca. Si se continúa en estado de apnea durante algunos minutos, se dan contracciones diafragmáticas e intercostales, aumento del ácido láctico en los músculos, disminución del pH intramuscular, aumento de la presión arterial, hipoxia severa y bradicardia acentuada (Fernández, 2015, p.17).

Parte de la caracterización de una capacidad condicional son los procesos fisiológicos que se dan en el cuerpo durante la práctica deportiva. Teóricamente, para la apnea, dicha descripción se ha hecho aludiendo a prácticas deportivas de baja intensidad. Por su parte, como se ha descrito, el hockey subacuático es un deporte de alta velocidad, tiempos de apneas cortos y en el que intermitentemente se realiza fuerza explosiva, por consiguiente, se asume que los procesos fisiológicos podrían diferir de los descritos; sin embargo, no se ha encontrado investigación al respecto y se asume cierta semejanza debido a los blackouts que eventualmente se producen en las competencias.

Como lo refiere Fernández (2015), la apnea es una capacidad que se puede entrenar. Pone de manifiesto que, cuando hay un sistema de entrenamiento periodizado y hay cargas físicas involucradas en la planificación, el rendimiento en la apnea dinámica (DYN y DNF) se incrementa en comparación con un entrenamiento exclusivo y aislado. En consecuencia, surge la posibilidad de clasificar la apnea como capacidad condicional, que interactúa con otras capacidades condicionales como la fuerza, la resistencia y la velocidad.

Por otra parte, cada una de las capacidades condicionales mencionadas tiene asociado un deporte en el cual se puede apreciar la expresión más pura de dicha capacidad. Por ejemplo, la velocidad se puede apreciar en los deportes de tiempo y marca en los que se recorren pocos metros (100 o 200 m); la resistencia, en deportes de tiempo y marca en los cuales se recorren muchos metros (maratones medias o completas); y la fuerza, en las distintas formas de halterofilia.

La apnea también tiene modalidades deportivas, en las cuales se busca superar marcas con una capacidad constante que es aguantar la respiración; sin embargo, existen diferentes disciplinas de esta modalidad como son apnea estática, apnea sin límite, peso variable, peso constante, peso constante sin aletas, inmersión libre, dinámica con aletas y dinámica sin

17

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

aletas (Tabla 3). La apnea, al igual que las otras capacidades condicionales, tiene efectos fisiológicos específicos y deportes concretos con los que se le asocia, además, se debe entrenar de manera específica para lograr mejores marcas. Desde esta perspectiva, se propone que la apnea se comporta como una capacidad condicional que se debe entrenar para ser mejorada, y hacia el cumplimiento de este objetivo apunta este trabajo.

Tabla 3. Disciplinas de la apnea como deporte, breve descripción y récords mundiales a 2017.

Récords AIDA

Disciplinas de apnea

Descripción

Hombres Mujeres

Sin límite (NLT)

Peso variable (VWT)

Peso constante (CWT)

Peso constante sin aletas (CNF)

Inmersión libre (FIM)

Dinámica con aletas (DYN)

Dinámica sin aletas (DNF)

Estática (STA)

Se hace inmersión en el mar con un lastre y se sube con ayuda de un globo con aire comprimido

Se hace inmersión en el mar con lastre y se sube con manos y pies

Se hace inmersión en el mar con bialetas o monoaleta y se sube de igual manera

Se hace inmersión en el mar con brazos y pies y se sube de igual manera

Se hace inmersión en el mar tirando de una cuerda y se sube de igual manera, sin aletas

Se hace inmersión en una piscina y se nada de manera horizontal con bialetas o monoaleta

Se hace inmersión en una piscina y se nada de manera horizontal sin aletas

Se realiza flotando en la superficie del agua con la nariz y boca sumergidas, con el cuerpo lo más quieto posible

214 m

160 m

146 m

130 m

129 m

104 m

102 m

72 m

124 m

92 m

300 m

237 m

244 m

191 m

11 min 35 s

9 min 2 s

Fuente: AIDA, 2017.

Tomando la apnea como una capacidad condicional y partiendo del triángulo que relaciona la resistencia, la velocidad y la fuerza (Figura 6), se propone convertir dicho triángulo en un tetraedro que permite relacionar cuatro capacidades condicionales, para así hablar de relaciones como apnea-fuerza, apnea-velocidad y apnea-resistencia. Lo anterior mejoraría la caracterización y ampliaría las posibilidades de planificación deportiva de actividades en las cuales la apnea tiene un papel fundamental en el rendimiento (Figura 7).

18

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

Figura 7. Tetraedro que relaciona las tres capacidades condicionales y la apnea como si fuera la cuarta de ellas.

Asimismo, a partir del concepto de potencia8, surge otra forma de ver el triángulo para la interacción de las aristas. La potencia, como lo expresa Bompa, es la combinación de la fuerza y la velocidad en la ejecución de un ejercicio: mientras más fuerte y más rápido se pueda realizar, más potente será el ejercicio (Bompa, 2006, p.145). Considerar la potencia como capacidad condicional surge a partir de las necesidades intrínsecas en la mayoría de los deportes de cooperación-oposición, en los cuales esta es considerada un factor determinante y diferenciador en el estado de rendimiento y éxito deportivo. Por tanto, con esta nueva forma de ver el triángulo de las capacidades condicionales es posible hablar de interacciones como apnea-potencia, apnea-resistencia y potencia-resistencia, lo que ampliaría aún más el espectro de posibilidades para la especificidad del entrenamiento (Figura 8).

Figura 8. Segunda propuesta para relacionar la apnea como capacidad condicional con las otras capacidades.

8Se define potencia como la interacción entre la fuerza y la velocidad dada por 𝑃 = 𝐹∙ 𝑉⃑⃑ donde P es potencia 𝐹es el vector fuerza y 𝑉⃑⃑ es el vector velocidad (Serway & Jewett, 2009, p.214).

19

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

4. Métodos para entrenar la resistencia

Cada capacidad condicional tiene diferentes métodos de entrenamiento que se han desarrollado dependiendo de investigaciones experimentales y los resultados obtenidos con sus aplicaciones. Los métodos de entrenamiento de la resistencia más comunes son los denominados métodos continuos y fraccionados, los cuales pueden diferenciarse en interválicos, de repeticiones o los recientemente llamados High Intensity Interval Training (HIIT). Las distinciones entre métodos se han realizado principalmente teniendo en cuenta los tipos de resistencia, que se clasifican de acuerdo con las respuestas fisiológicas o celulares a esta. En el presente apartado se describirán específicamente aquellos métodos de entrenamiento de la resistencia que pueden, y de hecho serán, adaptados al plan de entrenamientos de hockey subacuático propuesto en este trabajo.

En los diferentes deportes se realizan diversos esfuerzos con distintas duraciones, hay deportes o pruebas en los cuales el esfuerzo se realiza una vez y dura algunos segundos y otros en los que los esfuerzos se hacen muchas veces, este es el caso del deporte que nos ocupa. Algunos de los resultados de entrenar la resistencia pueden ser mantener una intensidad por mucho tiempo, aumentar la capacidad de soportar cargas de competencia, lograr recuperarse más rápido entre estímulos consecutivos, aumentar la concentración y estabilizar la técnica, todas estas adaptaciones físicas son determinantes para el exitoso desempeño de los hockistas.

Debido a la amplia exposición y a la claridad de los métodos de entrenamiento de la resistencia que trae Fernando Navarro en su libro La resistencia, y su cercanía con los deportes acuáticos como entrenador del equipo español de natación en tres olimpiadas, para esta propuesta se tomaron como referencia sus descripciones y clasificación. Fernando Navarro propone dos categorías de los métodos de entrenamiento: métodos continuos y métodos fraccionados. Los métodos continuos los divide en uniformes y variables, y los variables los divide a su vez en extensivos (mayor volumen de entrenamiento) e intensivos (mayor intensidad) (Figura 9). Los métodos fraccionados tienen también tres subdivisiones que son: repeticiones, interválicos y entrenamientos modelados. El entrenamiento interválico, que es el que más se utilizará en el plan de entrenamiento propuesto para la resistencia de hockey subacuático en el presente trabajo, se compone de método de entrenamiento de la resistencia de duración larga, duración media y duración corta (Figura 10) (Navarro, 1998).

4.1 Método continuo

El entrenamiento por este método se caracteriza por ser de larga duración, se realiza ininterrumpidamente y lo que se pretende es el mejoramiento de la capacidad aeróbica. El método continuo uniforme se puede dividir en extensivo e intensivo, como se mencionó anteriormente. En el método extensivo prevalece el volumen, la carga es entre 30 min y 2 h

20

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

(aunque puede ser más) y la frecuencia cardiaca (FC) se debe mantener entre 125 y 160 pulsaciones por minuto (P/min). En el método continuo intensivo prevalece la intensidad, aunque por ser método continuo el volumen es elevado, la carga es entre 30 y 90 min y la FC debe estar entre 140 y 180 P/min. Como su nombre lo indica, en el método continuo variable la intensidad varía durante toda la aplicación de la carga, el cambio de intensidad se da con velocidades altas subiendo la FC hasta 180 P/min, los intervalos de duración de los momentos de alta intensidad son entre 2 y 5 min, pudiendo superar los 5 min, dependiendo del objetivo del entrenamiento. Los momentos de baja intensidad — velocidad lenta— pueden ser de 3 min o más y la FC estaría en un promedio de 140 P/min. La duración de la carga total del método variable es de 20 a 60 min (Navarro, 1998, p.101) (Tabla 4).

Figura 9. Métodos continuos para entrenar la resistencia. Fuente: gráfica tomada de Navarro, 1998, p.102.

Tabla 4. Duración y frecuencia cardiaca de los métodos continuos para entrenar la resistencia.

Método

Duración de la

Frecuencia cardiaca (FC)

carga (min)

P/min

 

 

 

 

Continuo extensivo

30 a 120

125 a 160

Continuo intensivo

30 a 90

140 a 190

Continuo variable

20 a 60

140 a 180

 

 

 

Fuente: Navarro, 1998, p.104.

4.2 Métodos fraccionados

Los métodos fraccionados corresponden a aquellos en los cuales hay una alternancia sistemática entre la carga y la recuperación. Estas pausas pueden ser completas o incompletas (Hüter et al., 2006, p.265). Dichos métodos se dividen en repeticiones, interválicos y entrenamiento modelado (Figura 10) (Navarro, 1998, p.109).

21

VIREF Revista de Educación Física • ISSN 2322-9411Julio-Septiembre 2020 • Volumen 9 Número 3

12

Figura 10. Métodos fraccionados para entrenar la resistencia. Fuente: gráfica tomada Navarro, 1998, p.109.

El método de entrenamiento por repeticiones se caracteriza por tener recuperación completa entre una repetición y la otra, la carga es mayor o menor que en la competición y todo el trabajo se hace de manera muy intensa. La FC oscila entre la máxima, cuando se está realizando el ejercicio, y la menor a 100 P/min cuando el deportista está en el periodo de recuperación. El método de repeticiones largo se caracteriza por esfuerzos entre 2 y 3 min, descansos entre 10 y 12 min y repeticiones entre 3 y 5 min. El método de repeticiones medio se caracteriza por esfuerzos entre 45 y 60 s, descansos entre 8 y 10 min y repeticiones entre 4 y 6 min. El método de repeticiones corto se caracteriza por esfuerzos entre 20 y 30 s, descansos entre 6 y 8 min y repeticiones entre 6 y 10 min (Navarro, 1998, p.166).

Tabla 5. Duración y frecuencia cardiaca de los métodos fraccionados de repeticiones para entrenar la resistencia.

Método

Duración de la

Descansos

Volumen

FC (P/min)

carga (s)

(min)

(repeticiones)

 

 

 

 

 

 

 

Repeticiones largo

120 a 180

10 y 12

3 a 5

< 100 hasta máx.

Repeticiones medio

45 a 60