Volver a los detalles del artículo Cuerpo, educación y colonialidad del poder