Volver a los detalles del artículo ¿Es legítimo rebelarse contra una democracia? Descargar Descargar PDF