Volver a los detalles del artículo Las emociones como formas de implicación en el mundo. El caso de la ira