Archivos

  • Crítica social, intercultural y decolonial.
    Núm. 31-32 (2020)

    Nota editorial

    Tenemos el gusto de presentar a las lectoras y lectores de esta Revista nues-
    tro primer volumen del Dossier titulado Crítica social, intercultural y decolo-
    nia, el cual ha tenido como editora invitada a la profesora Esperanza Gómez

    Hernández quien lidera el grupo de investigación en Estudios Interculturales

    y decoloniales. Aquí, se concibe la crítica social como el constructo de discerni-
    mientos que se hacen acerca de la sociedad, bien sea de sus valores o prácticas,

    con todo el acontecer derivado de allí. En tal sentido, la crítica social puede
    provenir de cuestionamientos de tipo histórico, económico y cultural, frente al
    transcurrir del desarrollo de la cultura y su inscripción dentro de fenómenos de

    consecuencia social. También, la crítica social encarna distintos niveles de aná-
    lisis. Estos se pueden relacionar con la prescripción de lo social en el conjunto to-
    tal de la sociedad, o con posicionamientos externos, frente al tipo de sociedad en

    la que se vive y se desea vivir. Igualmente, en el interior de las sociedades, sur-
    gen múltiples expresiones de crítica social en cuanto a los sucesos, fenómenos y

    problemas, cuyo acontecer genera desigualdades, exclusiones o inclusiones. Es-
    tas últimas, en conjunto, causan desequilibrios en el buen vivir o lo que se suele

    denominar como felicidad o buena vida, de quienes hacen parte de la sociedad.

    La crítica social actúa en doble vía con el pensamiento social crítico. La pri-
    mera impacta la reflexión teórica acerca de la sociedad, misma que se ratifica,

    se nutre y cambia a medida que los tópicos de la crítica social se transforman
    también. Por su parte, el pensamiento social crítico impacta la crítica social,
    convirtiéndose en sistemas de pensamiento y acción que alteran el acontecer
    social. Por lo tanto, no operan de forma separada, aunque se presenta una lucha

    implícita de poder, por la validez y alcance de lo crítico, así como por su hegemo-
    nía dentro de lo que constituye lo social.

    La opción intercultural/decolonial se ha constituido, en las últimas décadas,

    en una perspectiva de crítica social. A medida que avanza ha consolidado cam-
    pos de pensamiento social y, por ende, ha posicionado postulados y constructos

    teóricos ineludibles hoy en América Latina y el Caribe. Así, la decolonialidad


    surge desde América Latina con aportes de activistas sociales e intelectuales que,

    junto con los aportes de los estudios y movimientos poscoloniales, realizan enor-
    mes esfuerzos por nombrar, denunciar y resignificar las voces de los pueblos –en

    otrora colonias– que aún continúan bajo el influjo de las metrópolis coloniales,
    con diferentes modalidades y estrategias para mantener su dominio territorial.

    Estas luchas sociales han dado lugar a la emergencia de diversidades socia-
    les en búsqueda de visibilización social y garantía para sus existencias, desde

    la heterogeneidad histórica estructural, subsumida por los continuos procesos
    de colonización. En tal sentido, se han rodeado del marco de reconocimiento
    identitario y de derechos que, jurídica y normativamente, se propician desde la
    filosofía política liberal. Esta sustenta el Estado moderno republicano y parece
    darles la opción para la revitalización cultural de cada diversidad. Así, dejan al
    azar las relaciones entre las personas y los diversos sectores o colectivos, como si
    representaran simplemente transacciones entre culturas. De esta forma, cercan
    el espacio para la crítica social de las condiciones en las cuales surgen dichas
    relaciones, además de las lógicas de poder que las atraviesan, afianzando las
    desigualdades y asimetrías que las constituyen.

    Así mismo, las disputas por el dominio, control y explotación de amplios te-
    rritorios encarnan un panorama mundial, signado por el ímpetu del capitalismo

    y sus grandes emporios empresariales. Estos subsumen la vida local a simples

    escenarios para consumo de bienestares propios de la vida moderna. En tal sen-
    tido, la modernidad es la cara visible que permite y fomenta la transformación

    de las subjetividades, en propuestas objetivadas de felicidad. Estas son rápida-
    mente capitalizadas por la conjugación entre el sistema económico, el político y

    el cultural, dentro de un mismo horizonte civilizatorio, de casi imposible cues-
    tionamiento o crítica.

    En este contexto, lo comunitario ha vuelto a tomar relevancia como sentido

    de comunidad inscrita en la ancestralidad, lo urbano, la ruralidad y la colecti-
    vidad. Lo anterior, con un sentido político implícito en las diferentes formas de

    ser y de organizarse, para transformar sus territorios, además de despojarse de

    la categorización que, durante muchas décadas, les fijó a la espacialidad geo-
    gráfica y a la temporalidad de lo tradicional y premoderno. Sus aconteceres se

    subsumieron al simple y llano acontecer de sectores sociales empobrecidos, que
    buscan mejorar sus condiciones de vida, mediante la intervención del Estado
    o de las organizaciones de ayuda. Así, sus movilizaciones resultaron, durante
    gran parte del siglo XX, consideradas como expresiones de lucha social sin ma-


    yor impacto político, a no ser que se involucraran en las contiendas electorales o
    participaran del engranaje político administrativo gubernamental.

    La opción intercultural/decolonial critica las condiciones históricas, episte-
    mológicas, políticas, culturales y ontológicas donde se ha gestado la diversidad

    social, sus impedimentos para la interculturalidad. También, anima a la tras-
    gresión de la política pública y del accionar estatal e institucional, frente al de-
    ber ser de los territorios, sus ámbitos comunes y comunales de vida. Por lo cual,

    este dossier anima, a su vez, la crítica social como pensamiento-acción para la
    transformación de las opresiones del ser, el saber, el poder, las relaciones con
    la naturaleza y el equilibrio biótico planetario. Y lo hace con su consiguiente

    proyección ética de liberación y transmodernidad, en las concepciones de la di-
    versidad humana y social, los territorios y las comunidades.

    Este Dossier, por lo tanto, se propone semantizar en forma crítica las lectu-
    ras, los lenguajes y los aconteceres que, desde las diversidades sociales, los terri-
    torios y las comunidades, buscan la trasgresión de la interculturalidad funcional

    y la colonialidad, mediante su compromiso con la crítica intercultural y decolo-
    nial, desde sus luchas sociales en estos ámbitos de existencia y reexistencia.

    De tal manera, este número está compuesto de tres partes. En la primera
    de ellas se recogen cinco textos que ofrecen abordajes reflexivos en torno a la
    producción de saber, las epistemologías críticas y la justicia epistémica desde

    América Latina y el Caribe, recogiendo miradas de Colombia, Argentina y Mé-
    xico. El segundo de ellos está compuesto por cuatro textos que analizan, desde

    los estudios de género y los feminismos poscoloniales y decoloniales, procesos

    sociales organizativos en América Latina y el Caribe y las trayectorias de cono-
    cimientos situados en este campo.

    En el último apartado, titulado poéticas, se recoje un texto reflexivo y litera-
    rio del antropólogo Vladimir Betancur. De igual manera, este primer volumen

    del este dossier cuenta con algunas obras de la artista peruana Nancy Viza,
    quien ha contribuido con su mirada crítica desde los lenguajes de las artes.

    Finalmente, esperamos estos textos constituyan un insumo para la profun-
    dización de las perspectivas críticas decoloniales e interculturales en América

    Latina y el Caribe. De igual modo, les invitamos a leer el segundo volumen de
    este dossier que dará continuidad a algunos campos y reflexiones aquí abiertas.


    Esperanza Gómez Hernández y Pablo Bedoya Molina

  • Núm. 14 (2011)

    Revista Trabajo Social N°14
  • Núm. 13 (2011)

    Revista Trabajo Social N°13
  • Núm. 9 (2009)

    descrip. prueba

  • Núm. 1 (2005)

    Revista Trabajo Social N°1