¿Deben nuestros jueces ser filósofos? ¿Pueden ser filósofos?

Autores/as

  • Ronald Dworkin Universidad de New York, University College de Londres
  • Leonardo García Jaramillo Universidad Eafit

DOI:

https://doi.org/10.17533/udea.esde.2523

Palabras clave:

jueces, filósofos, conceptos ordinarios-conceptos jurídicos, intuicionismo, pragmatismo, nuevo formalismo

Resumen

Este ensayo analiza una salida al dilema por el deber o la posibilidad que tienen los jueces de ser filósofos. A partir de una valoración de dramáticos asuntos que deben resolver los jueces,y que inevitablemente los remiten a cuestiones filosóficas, se sustentará que es válido pensar que pueden ser lo suficientemente filósofos como para aliviar el punto nodal del dilema. En el proceso de toma de decisiones los jueces afrontan problemas, especialmente en las áreas del derecho público, que requieren juicios sobre cuestiones morales polarizantes que son objeto de un profundo y continuo estudio y confrontación filosóficas. Se concluye con un consejo a los jueces: sean sinceros respecto al papel que los conceptos filosóficos realmente juegan, tanto en el diseño general como en los exquisitos detalles de nuestra estructura jurídica, y sean realistas sobre el duro trabajo que afrontarán para cumplir la promesa de esos conceptos. 

|Resumen
= 1156 veces | PDF
= 1671 veces|

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Descargas

Publicado

2007-07-08

Cómo citar

Dworkin, R., & García Jaramillo, L. (2007). ¿Deben nuestros jueces ser filósofos? ¿Pueden ser filósofos?. Estudios De Derecho, 64(144), 15–30. https://doi.org/10.17533/udea.esde.2523

Artículos similares

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 > >> 

También puede {advancedSearchLink} para este artículo.