Cómo Hacemos lo Que Hacemos. O la pregunta por la cotidianidad

Autores/as

  • Jorge Ossa Londoño CSP. Universidad de Antioquia

DOI:

https://doi.org/10.17533/udea.unipluri.12371

Resumen

La reflexión sobre “Cómo hacemos lo que hacemos” refiere automáticamente a la red del mundo de la vida que vivimos en las acciones cotidianas; se trata pues de una pregunta por la cotidianidad. ¿Qué sabemos de la realidad que nos circunda, de la cual somos parte consciente e inconscientemente, y que, de manera permanente y pertinaz, satura la mente y los sentidos hasta el punto que perdemos, a menudo, la conciencia y la sensibilidad?
Para empezar en algún lugar, y con la clara convicción de que cualquier punto de inicio presenta limitaciones, digamos que la experiencia humana directa del sujeto comienza al momento de la llegada (nacimiento) a un medio ambiente que es contexto saturado de historia, de emociones, de cosas, cultura y de lenguajes; a las cuales debe empezar a asignar un sentido para construir lo que será su propio y único mundo: su proyecto de humanización que durará, siempre inacabado, hasta la muerte. Porteriormente la idea misma y la conciencia de la muerte, serán catalizadores de ese proceso vital humano (Morin, El hombre y la muerte). Ignoremos pues, por ahora, y artificiosamente, el mundo anterior al nacimiento, donde las historias de los padres, la combinación de genes, las influencias internas y externas sobre la embriogénesis y las anticipaciones y expectativas del grupo familiar, a su vez, inmerso en un amplio grupo social.
El ser humano trae consigo la estructura biofísica, actitudinal y aptitudinal suficiente, para auto-ecoorganizarse a escala humana. Con esta dotación el niño es lanzado a la red del mundo de la vida, que es una especie de red tejida con infinitos puntos de cotidianidad y de lenguajes. Pero esos puntos o hechos de cotidianidad sólo se ven fugazmente; se pierden y reaparecen; se escapan y se transforman ante los ojos del observador. La vida y la cultura de la cotidianidad las vivimos generalmente en forma inconsciente. Aquí nacen las dificultades para el estudio de la cotidianidad, que son también dificultades en el estudio de los hechos sociales, pues al nacer nos sumergimos en la cotidianidad sin una oportunidad para distinguir su naturaleza de construcción social, lo que usualmente nos lleva a ignorarla, a confundirla con la naturaleza misma y a la ceguera o la resignación ante ella como algo inmutable, frente a lo cual no se justifica la rebeldía o la comprensión. Aquí subyace un objetivo primordial de la educación. Es justamente aquí donde la educación puede y debe ejercer su función humanizadora.

|Resumen
= 221 veces | PDF
= 93 veces|

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Descargas

Publicado

2001-07-12

Cómo citar

Ossa Londoño, J. (2001). Cómo Hacemos lo Que Hacemos. O la pregunta por la cotidianidad. Uni-Pluriversidad, 1(1), 13–16. https://doi.org/10.17533/udea.unipluri.12371

Número

Sección

INFORMES DE INVESTIGACIÓN Y ENSAYOS INÉDITOS

Artículos más leídos del mismo autor/a

1 2 3 4 5 > >>