Repercusión perinatal del consumo de basuco durante la gestación

  • Rafael J. Manotas Cabarcas Universidad de Antioquia
  • José E. Caicedo R. Universidad de Antioquia
  • Fanny Cuesta González Universidad de Antioquia
  • Carlos Benavides Universidad de Antioquia
  • Amanda Mejía Universidad de Antioquia
  • Luz E. Gómez Hospital Universitario San Vicente de Paúl
  • Olga Atehortúa Hospital Universitario San Vicente de Paúl
  • Ofelia Miranda Hospital Universitario San Vicente de Paúl
Palabras clave: Basuco, Basuca, Retardo del Crecimiento Intrauterino, Síndrome de Abstinencia Neonatal

Resumen

Con la metodología de cohortes se estudiaron 23 parejas madre-hijo consumidoras de basuco, (cohorte expuesta), y 20 parejas no consumidoras que sirvieron como controles. Se comparó en los niños la frecuencia de retardo ponderal, alteraciones neurológicas, alteraciones fisiológicas en el hígado, los riñones y la sangre y signos clínicos, hematológicos y óseos de plumbismo; se determinaron los niveles de plomo en la sangre materna y en la del cordón umbilical. Se encontró que los niños expuestos presentaban retardo generalizado del crecimiento, Incluyendo el tamaño del cerebro, y un cuadro neurológico caracterizado por: llanto deprimido, Irritabilidad, náuseas y disminución de los reflejos de succión, marcha automática, enderezamiento y del alpinista. Con respecto a los tres últimos, aunque su frecuencia absoluta no fue significativamente superior, sí lo fue la duración promedio de la depresión. Las concentraciones sanguíneas de plomo en las parejas expuestas fueron: 15.2 ± 7.6 ug/dl en los niños y 14.2 ± 5.8 ug/dl en las madres. En los controles se encontraron 6.8 ± 5.0 y 8.4 ± 4.5 ug/dl respectivamente. Se detectaron alteraciones óseas en 15 niños expuestos (75%), a saber: en 14 retardo de la maduración relacionado, posiblemente, con el bajo peso y en 6 (30%), lesiones radiodensas metafisiarias longitudinales o transversales atribuibles al depósito de plomo. No se detectaron signos clínicos de plumbismo ni alteraciones fisiológicas en los riñones, el hígado o la sangre durante el tiempo del estudio. Los anteriores hallazgos permiten concluir que la exposición del feto al basuco consumido por la madre, se asocia con retardo del crecimiento general y cerebral, así como con manifestaciones neurológicas definidas. Entre las alteraciones qulmicas se destaca la elevada concentración de plomo en la sangre de las madres e hijos expuestos y su posible relación con las alteraciones óseas encontradas en los niños.

Biografía del autor/a

Rafael J. Manotas Cabarcas, Universidad de Antioquia
Profesor, Departamento de Pediatría y Centro de Investigaciones Médicas, Facultad de Medicina, Universidad de Antioquia.
José E. Caicedo R., Universidad de Antioquia
Profesor, Departamento de Ginecología y Obstetricia, Facultad de Medicina, Universidad de Antioquia.
Fanny Cuesta González, Universidad de Antioquia
Profesora, Departamento de Farmacología y Toxicología, Facultad de Medicina, Universidad de Antioquia.
Carlos Benavides, Universidad de Antioquia
Profesor, Departamento de Farmacología y Toxicología, Facultad de Medicina, Universidad de Antioquia.
Amanda Mejía, Universidad de Antioquia
Profesora, Departamento de Radiología, Facultad de Medicina, Universidad de Antioquia.
Luz E. Gómez, Hospital Universitario San Vicente de Paúl
Departamento de Trabajo Social, Hospital Universitario San Vicente de Paúl.
Olga Atehortúa, Hospital Universitario San Vicente de Paúl
Laboratorio Clínico, Hospital Universitario San Vicente de Paúl, Medellín, Colombia.
Ofelia Miranda, Hospital Universitario San Vicente de Paúl
Laboratorio Clínico, Hospital Universitario San Vicente de Paúl, Medellín, Colombia.
Publicado
1989-03-02
Sección
Artículo original